McLaren: las claves de su resurreción en la F1

GTRES

McLaren, del abismo a ser el cuarto equipo de la Fórmula 1: las claves de su resurrección

El equipo británico ya es el cuarto mejor equipo de la parrilla tras varias temporadas sin rumbo. La reestructuración del equipo, el desarrollo del coche o la acertada apuesta por Carlos Sainz y Lando Norris tras la salida de Fernando Alonso han sido los puntos clave que han alejado a los de Woking del abismo.

Por Guillermo Córdoba  |  08 Julio 2019

52 puntos en nueve carreras y cuatro sextos puestos como mejor resultado. McLaren ha arrancado con aires renovados la temporada 2019 de Fórmula 1. Ya alejados de la triste oscuridad de su pasado reciente, el equipo de Woking mira hacia arriba sin olvidarse de dónde viene. Desde 2015, año de la llegada de Fernando Alonso y del ilusionante motor Honda, nunca habían pasado por un mejor momento. Todavía están muy lejos de luchar por las victorias, pero ya no son los primeros que esperan sentados a la grúa. De hecho, McLaren es el equipo que más cerca ha estado de pisar el podio sin contar a Mercedes, Ferrari y Red Bull. Pero esta mejora del rendimiento no habría sido la misma sin varias modificaciones en el organigrama del equipo.

Una reestructuración necesaria y vital

La reestructuración interna de McLaren es fundamental para entender este proceso. La dimisión de Eric Boullier, director deportivo, en julio de 2018 propició que Gil de Ferran, que en un principio llegó al equipo como asesor, ocupara su puesto. Meses más tarde, ya en 2019, llegaron al equipo otras dos figuras básicas: el ingeniero James Key como director técnico después de dejar Toro Rosso y Andreas Seidl, exjefe de Porsche en el Mundial de Resistencia, como nuevo director general del equipo de Fórmula 1. Antes llegaron Zak Brown, pieza clave del proyecto después de sustituir al casi olvidado Ron Dennis, y el reconocido Andrea Stella, ingeniero de Fernando Alonso en Ferrari.

Vistos los nefastos resultados de 2018 se podría pensar que la temporada no sirvió para nada. Sin embargo, el trabajo de Fernando Alonso y Stoffel Vandoorne fue fundamental para desarrollar el coche. "Los dos pilotos señalaron las debilidades y dónde desarrollar el coche", reconoció recientemente Andreas Seidl. La temporada pasada fue utilizada como 'conejillo de indias' para esta. Las jornadas de entrenamientos libres de los viernes se utilizaban para probar piezas para 2019, lo que ha dado sus frutos viendo el resultado actual del equipo. Además, McLaren ha confirmado que construirá un nuevo túnel de viento en su sede de Woking. Después de una década utilizando el túnel de Toyota en su sede de Colonia (Alemania), en dos años ya no tendrán que hacer las maletas para desarrollar su monoplaza. Porque, como dice un conocido anuncio, "como en casa en ningún sitio".

McLaren parece que empieza a ver la luz al final de un largo túnel.
McLaren parece que empieza a ver la luz al final de un largo túnel. GTRES

La evolución del rendimiento de McLaren

No podemos entender el presente sin conocer el pasado. McLaren no gana una carrera desde el Gran Premio de Brasil 2012, cuando Jenson Button logró una merecida victoria en una tarde lluviosa de noviembre. Si buscamos su último podio, el dato está lejos muy de ser agradable: llegó en el Gran Premio de Australia 2014. Desde 2015 en adelante McLaren solo ha probado el champán para celebrar un triste y lamentable quinto puesto, su mejor resultado desde entonces. Y a aquel año nos remontamos para comprender la crisis por la que ha pasado el segundo equipo más exitoso de la historia de la Fórmula 1.

Fernando Alonso regresaba a McLaren para liderar un nuevo proyecto junto al esperado y todavía querido motor Honda, y acompañado al otro lado del garaje por Jenson Button. Las primeras piedras parecían haber sido colocadas en el lugar correcto, pero antes de arrancar la obra el viento demolió los cimientos. Los continuos problemas de Honda, sin apenas fiabilidad y alejado de la potencia de sus competidores, lastraban al equipo una carrera sí y otra también. McLaren finalizó la temporada en la novena posición del Mundial de Constructores con solo 27 puntos por los más de 700 de Mercedes. Las comparaciones son odiosas, dicen.

20 años de 'Matrix': aniversario de la película 'trans' más filosófica de la historia
Las hermanas Wachowski estrenaron 'Matrix' en 1999. Aquella película dejó una huella imborrable en la cultura moderna, y dio pie a numerosas interpretaciones.
2016 no empezó mejor. El equipo tuvo que esperar al siempre aburrido Gran Premio de Rusia, cuarta prueba de la temporada, para poder despertar. Fernando Alonso fue sexto, alejado de la gloria pero con un coche con el que podía luchar para pelear por los puntos. McLaren acabó en la sexta posición del Mundial con 76 puntos, casi el triple que un año antes y con mejores sensaciones. Sin embargo, en 2017, la pesadilla volvió a aparecer. Alonso y el recién llegado Stoffel Vandoorne solo pudieron sumar 30 puntos para volver a ser novenos, como si nada hubiera cambiado desde la llegada de Honda. O sí.

Cansados de los problemas del propulsor japonés, McLaren decidió poner punto y final a su relación con Honda e iniciar un nuevo acuerdo con Renault. Eso les valió para ser sextos al sumar 62 puntos, pero no para mantener a la piedra angular del proyecto que había aguantado, cansado eso sí, desde su regreso en 2015. Fernando Alonso decidió abandonar la Fórmula 1 después de 17 temporadas, dos títulos mundiales y 32 victorias. Su nuevo desafío, la deseada Triple Corona, era más importante que seguir por Woking lejos del respetado sabor a champán. No se equivocó al alejarse de McLaren (aunque sigan ligados en otras competiciones) porque todavía siguen lejos del podio, pero sí dejó la puerta abierta para la llegada de dos jóvenes con aire fresco.

La salida de Fernando Alonso parecía la puntilla al proyecto... pero parece que sigue vivo.
La salida de Fernando Alonso parecía la puntilla al proyecto... pero parece que sigue vivo. GTRES

Sin la presión ejercida por la presencia del piloto asturiano, Carlos Sainz y Lando Norris han demostrado estar preparados para ocupar su vacío. Con muy buen rollo, el español y el británico se complementan a la perfección. Carlos tiene más experiencia en la élite, mientras que Lando es un imberbe que acaba de llegar a la Fórmula 1. Su talento y los progresos del coche les han permitido sorprender en más de una carrera, sumar puntos como no se recordaba en Woking y asentar a McLaren como el cuarto equipo, algo que parecía impensable hace solo un año. La vida, que a veces te sorprende.

El buen rollo entre Carlos Sainz y Lando Norris, una de las claves de esta temporada.
El buen rollo entre Carlos Sainz y Lando Norris, una de las claves de esta temporada. GTRES

McLaren ha dejado atrás las negras nubes de tormenta y ha encontrado de nuevo la claridad. La estructura del equipo parece lógica, el desarrollo del coche óptimo y sus pilotos los más adecuados para devolver al equipo donde merece. Pero para eso todavía queda un extenso camino por recorrer. Mercedes, Ferrari y Red Bull están en otro mundo, son inalcanzables para cualquier otro equipo que quiera poner fin a su reinado. El cambio de normativa de 2021 queda todavía lejos, pero quizá sea ese el momento en el que McLaren pueda volver al lugar al que según la historia pertenece. Hasta entonces, quieren disfrutar de su buen momento.

Artículos recomendados