Fernando Alonso y McLaren: una relación unida por el fracaso (y el dinero)

GTRES

McLaren, la piedra en el camino con la que Fernando Alonso tropieza una y otra vez

Cinco temporadas en la F1 más dos participaciones en la Indy 500 han compartido Alonso y McLaren. Solo cabe dudar sobre cuál ha sido más desastrosa.

Por Ramón Fernández  |  20 Mayo 2019

La relación de Fernando Alonso con la escudería británica ha sido tormentosa desde sus comienzos, allá por el año 2007. Aquel año, Ron Dennis, entonces jefe del equipo, contaba entre sus filas con los dos mejores pilotos: Alonso y Hamilton. También con el monoplaza más competitivo de la parrilla. Pero la rivalidad entre el asturiano y el inglés, motivada por un Dennis que se posicionó claramente del lado de su paisano, llevó a McLaren a tirar el campeonato por la borda, en favor de un oportuno Kimi Raikkonen. Pese a ser el equipo con más puntos, tampoco el campeonato de constructores fue a las vitrinas de Woking debido a la sanción impuesta a McLaren por espionaje a su competidora, Ferrari.

La ilusión en la presentación del MP4-22 se tornó en odio muy pronto
La ilusión en la presentación del MP4-22 se tornó en odio muy pronto GTRES

Segundo intento fallido

Salió de allí echando pestes, pero en el año 2015, lo que suponemos que fue una mareante cifra de dinero (alrededor de 30 millones de euros por temporada), le hizo recapacitar y volver a confiar en la histórica escudería. Sin embargo, los resultados del equipo estaban ya en decadencia y no daba la sensación de que las perspectivas fueran de mejora. Pero nadie esperaba que el desastre fuera tal a la llegada de Fernando.

Cuatro temporadas en el ostracismo de las últimas posiciones de la parrilla. Cuatro años donde las averías se sucedieron gran premio tras gran premio. 23 abandonos en 77 carreras, unos números que se acercan más al rendimiento de su año en Minardi que a cualquier otra temporada de su carrera. Y lo más importante, cuatro años que para los aficionados a la Fórmula 1 españoles, fueron un auténtico suplicio.

El accidente en Australia 2016, uno de los momentos más duros
El accidente en Australia 2016, uno de los momentos más duros GTRES

Pese al innegable talento del bicampeón del mundo, el quinto puesto fue la máxima alegría que pudo llevar al box en esta segunda etapa. Por lo que al final, a sus 37 años, no le quedó más remedio que abandonar el 'Gran Circo', a la espera de poder optar a un monoplaza con posibilidades de luchar entre los primeros puestos de la tabla.

El gafe McLaren-Alonso se mantiene en otras disciplinas

Nuevo objetivo: la Triple Corona. Conseguir ganar el Campeonato Mundial de Fórmula 1 (o la victoria en el GP de Mónaco), las 24 horas de Le Mans y las 500 Millas de Indianápolis era un reto bonito y más asequible que el tricampeonato de Fórmula 1. Solo un obstáculo se interpuso en su camino, de nuevo McLaren. Con Renault ganó los Mundiales de 2005 y 2006; con Toyota las 24 horas de Le Mans, Sebring y Spa, con Cadillac ganó en Daytona. Pero después de dos intentos de la mano de McLaren en el circuito de Indianápolis, los resultados son un abandono en 2017 y ni clasificar para la carrera este 2019.

El monoplaza de Alonso no pudo acabar las 500 millas en 2017, pese a ir primero durante unas vueltas
El monoplaza de Alonso no pudo acabar las 500 millas en 2017, pese a ir primero durante unas vueltas GTRES

Jornada 4 LaLiga: 10 reflexiones de la cuarta jornada de LaLiga
La cuarta jornada de LaLiga nos ha dejado momentos destacados y reflexiones interesantes. Ahí van 10: Sevilla, Real Madrid, Gerard Moreno, el talón de Aquiles...
No sabemos si es el equipo el problema, si lo es Fernando, o si es la diabólica simbiosis entre ambos la que produce coches lentos, mala suerte y averías de todo tipo. Pero lo cierto es que cualquier persona en el mundo que le tenga el más mínimo aprecio a Alonso debería pedirle, o suplicarle que huya de Woking y no vuelva por allí. Porque al final nadie le va a poder quitar el sambenito de gafe en la pista, y eso es muy difícil de olvidar.

Estamos hablando de un piloto que solo ha sido superado por un compañero que conducía el mismo monoplaza que él en dos temporadas de las diecisiete que ha disputado el campeonato. Hamilton, en el año 2007, con los mismos puntos que él y una limpieza aún discutible, y Button en 2015, año en que llevar el coche a la línea de meta después de los giros de cada carrera ya era un reto en sí mismo.

El regreso a la F1, un sueño poco probable

Su vuelta a la Fórmula 1 a corto plazo se antoja complicada. Solo Ferrari y Mercedes garantizan hoy en día la posibilidad de luchar por el título mundial. Las 'flechas plateadas' parecen tener en Hamilton y Bottas pilotos para muchos años, y sólo el posible hartazgo de los jefes de Maranello con su pupilo Sebastian Vettel y su bajo nivel podrían hacer que quedara un asiento libre. La mejora de McLaren tampoco se estila como probable, pues aunque el coche que ahora pilota Carlos Sainz ha mejorado ligeramente con respecto a años anteriores sigue a años luz de Red Bull, y aún más lejos de las dos 'grandes'.

Para 2021 se supone que Liberty Media, la compañía estadounidense dueña de la Fórmula 1 va a imponer una revolución que igualará el rendimiento de todos los equipos, pero es posible que para entonces los 39 años que tendrá Alonso puedan pesar demasiado para competir en un campeonato donde la juventud cada vez tiene más peso.

Para ser leyenda, lejos de McLaren

Solo la vuelta a la Indy 500 de la temporada que viene, esperemos que con un equipo más capacitado y con más experiencia en este tipo de carreras, y la posible apertura a nuevos campos como el Dakar, al que acudiría con Toyota y puede que con Carlos Sainz (senior) como compañero y mentor, pueden agrandar aún más la leyenda del asturiano.

Fernando Alonso celebrando la victoria de las 24 horas de Le Mans
Fernando Alonso celebrando la victoria de las 24 horas de Le Mans GTRES

Fernando Alonso quiere apurar sus últimos años de carrera automovilística ganando todo lo posible en todas las categorías, y aunque sabemos que su espinita clavada es el tricampeonato y si surge la ocasión luchará a brazo partido por hacerse con él, está dispuesto a renunciar a él si en otras disciplinas consigue demostrar al mundo que es (o está cerca de ser), el mejor piloto de la historia sobre cuatro ruedas.

Artículos recomendados