Nochevieja: origen y cómo se celebra por el mundo

Shutterstock

¿Cómo se celebra la Nochevieja en otra partes del mundo y cuál es su origen?

Un año más nos toca comernos las famosas 12 uvas de la suerte, pero solo en España. ¿Cómo se celebra esta fiesta en otras partes del mundo y cuál es su origen?

Por Juan Ángel Asensio  |  31 Diciembre 2019

Otro año más ha pasado sin darnos cuenta. Y en este caso también una década (o no, según Twitter). Habrán ocurrido cosas buenas, cosas malas, o, simplemente, indiferencia. Mucho habrá cambiado para cada uno de nosotros, pero hay algo que, al menos en nuestro país, no lo hace nunca, y es que a las doce de la noche del día 31 de diciembre nos reunimos con nuestra familia para comernos doce uvas. ¿A qué se debe esta tradición? Y, sobre todo, ¿qué otras hay por el mundo? Pero, para convertirte en un experto de la Nochevieja, lo mejor será comenzar por el principio.

El origen de la Nochevieja

El primer rastro de esta celebración nos conduce hasta Mesopotamia, concretamente al año 2.000 a.C. Sin embargo, no se celebraba durante el tránsito entre diciembre y enero, sino entre los meses de marzo y abril, dado que aquella fecha marcaba el comienzo de las nuevas cosechas. La fiesta se alargaba durante doce días, en los que se realizaban ceremonias en honor a los dioses, rogando fertilidad tanto en los campos como en las parejas y riquezas para el año venidero.

Pero la cosa no queda aquí, ya que, además de las ceremonias, estas fiestas suponían el momento propicio para celebrar suculentos banquetes, durante los cuales los ciudadanos intercambiaban regalos. Durante estos días, según parece, el estatus social quedaba a un lado, por lo que todos los habitantes tenían carta blanca para beber, consumir todo tipo de drogas y practicar sexo con quien quisieran sin ningún tipo de tabú.

Las Saturnales eran una fiesta de descontrol.
Las Saturnales eran una fiesta de descontrol. Twitter

Casi dos milenios después, en el año 46 a.C, Julio César decidió, movido por razones bélicas, que el año comenzaría el 1 de enero, dando lugar al calendario según nosotros lo conocemos. En torno a esta fecha se celebraban las fiestas Saturnales, en honor a Saturno, y, al igual que sucedía en Mesopotamia, los banquetes y las celebraciones florecían por doquier, sin faltar el alcohol, las drogas y el sexo, claro. Tenían mejores Nocheviejas que la nuestra, eso parece obvio.

El origen de las doce uvas

Como hemos visto, la Nochevieja lleva celebrándose milenios, si bien de manera diferente a la nuestra. Sin embargo, nuestra tradición por excelencia, las doce uvas de la suerte, tiene un origen mucho más reciente.

Community llega a Netflix: 5 motivos para ver la serie
'Community' ha llegado a Netflix, y te damos 5 razones por las que debes ver la serie y hacer un maratón cuanto antes.
Hay dos teorías. La primera dice que a finales del S. XIX, la burguesía española comenzó a adoptar costumbres de la burguesía francesa. Entre estas costumbres se encontraban la ingesta de uvas (un producto muy caro en esa época y que denotaba un alto estatus social) y champán. Poco tiempo después, los madrileños comenzaron a ir cada Nochevieja a la Puerta del Sol a comer dichas uvas al son de las campanadas, probablemente como burla hacia la burguesía de nuestro país vecino.

Las doce uvas tienen varios posibles orígenes, pero todos se remontan a finales del silgo XIX-principios del XX.
Las doce uvas tienen varios posibles orígenes, pero todos se remontan a finales del silgo XIX-principios del XX. Shutterstock

La segunda teoría se enmarca en los inicios del S. XX, más concretamente en 1909, año en el que los agricultores alicantinos tuvieron un gran excedente de uvas blancas durante la campaña de recogida. Los agricultores no encontraban una forma viable de vender tal cantidad, hasta que en una ingeniosa jugada de marketing consiguieron que los españoles las comieran en Nochevieja, bajo el pretexto de que aquellas eran uvas de la suerte.

Las celebraciones más curiosas para despedir el año en Nochevieja

Pero no en todos lados se comen uvas de la suerte. Así se celebra el paso al nuevo año en diferentes países:

Dinamarca

En Dinamarca, por ejemplo, es normal que los lugareños se suban en sillas para después saltar al unísono de las campanadas. Pero no es lo único, ya que entre los daneses también es bastante popular destrozar la vajilla para atraer a la buena suerte. Vamos, que entre saltos de sillas y platos por el suelo, la Nochevieja danesa parece un capítulo de 'Jackass'.

A ver quién recoge este estropicio, Dinamarca.
A ver quién recoge este estropicio, Dinamarca. Shutterstock

Italia

Otro caso curioso es el de Italia. Por muchos es conocido aquello de que los italianos comen lentejas en Nochevieja. Pero lo que no tanta gente sabe es que en el país de la pasta es común tirar cosas antiguas, como muebles o ropa, por la ventana.

Alemania

En Alemania cuentan con una de las tradiciones más singulares: derriten pequeñas cantidades de plomo en una cuchara, para después sumergirlo en agua, solidificarlo y tratar de adivinar a qué se parece y así leer el futuro de cara al año entrante.

Perú

¿Problemas en Sony? PS5 podría retrasarse por sobrecalentamiento
La fecha de lanzamiento de PlayStation 5 podría estar en el aire por problemas de sobrecalentamiento.
Algo parecido sucede en Perú, aunque en lugar de utilizar plomo para adivinar el futuro, se usa un huevo. Este huevo se coloca debajo de la cama durante toda la noche y, al día siguiente, se realizan predicciones basándose en la forma que ha adquirido la yema.

Colombia

Cerca de Perú, en Colombia, es tradición hacer la maleta durante el último día del año. Cuando suenan las campanadas de medianoche, se sale a la calle con ella y se da una vuelta a la manzana para asegurar que este nuevo año está lleno de buenos viajes.

Una buena forma de pasar la primera noche del año en Colombia.
Una buena forma de pasar la primera noche del año en Colombia. Shutterstock

Filipinas

Pero sin lugar a dudas una de las tradiciones de Nochevieja más llamativas de todas es la que tiene lugar en Filipinas. Los habitantes del país asiático tienen como costumbre vestirse con ropa de lunares, ya que se asemejan a la forma de una moneda. De esta forma, los filipinos tratan de atraer dinero y prosperidad a su familia. Cualquier prenda es válida: la única condición es que tenga lugares.

Artículos recomendados