Keisuke Honda, Vitesse y Camboya, una unión bastante especial

GTRES

Keisuke Honda, un japonés en Camboya: el jugador del Vitesse es a la vez seleccionador del país asiático

La vida de Keisuke Honda ha tomado unos tintes 'random' en los últimos años. El nipón ha pasado de México a Holanda, pasando por Australia como jugador mientras compagina esto con sus labores como seleccionador nacional de Camboya.

Por Juan Carlos Gómez  |  14 Noviembre 2019

Pues sí. El fútbol tienes estas cosas, de esas que ni la mente más enrevesada del mundo podría prever. Ni el equipo más 'chetado' del FIFA o PES. Hablamos de Keisuke Honda. El jugador japonés acapara los focos del mundo balompédico en estos últimos meses, y no por sus goles ni highlights precisamente. ¿Por qué? Porque posiblemente estará, a ojo avizor, en un top 5 de cosas random de este deporte que, también tiene parte de su encanto en historias como esta.

El buen amante del deporte rey conoce bien al japonés. Keisuke Honda siempre ha sido conocido como uno de los mayores talentos, si no el que más, que ha salido de Japón. Honda tiene un guante, y el balón parado siempre ha sido una de sus mayores características. Además, dirige el medio del campo. Manda, asiste y, de vez en cuando, cuela el balón en la jaula.

La Japón de Honda ha conseguido los mejores resultados para el combinado nacional.
La Japón de Honda ha conseguido los mejores resultados para el combinado nacional. GTRES

Aunque nadie duda de la calidad del asiático, sí que es cierto que se esperaba mucho más de él cuando ingresó en las filas del A.C. Milan. Vale, una carrera que no cumple con las expectativas, hasta ahí todo normal. Pero es que Honda pasó a ser más aventurero que Willy Fog, pasando por México o Australia. Si esto ya era random, el nipón ha subido un escalón más siendo a la vez de jugador entrenador. Y no cualquier entrenador, sino el seleccionador nacional de Camboya.

Australia, México... y ahora Holanda gracias a Twitter

Es curioso. E incluso podría parecer un chiste. Un japonés en México. Un japonés en Australia. En Holanda. Y de qué manera. Tras jugar en Pachuca, Honda dejó el país azteca para marcharse a Oceanía, donde recibió la oferta de seleccionador de la que hablaremos más adelante. Y de ahí, a tuitear. Sí, tuitear. El nipón pidió trabajo por la famosa red social. "¿Por qué nadie me hace una oferta? Estoy seguro de que sigo siendo uno de los mejores jugadores de Asia", rezaba su post. Cinco días después, recibió una oferta del Vitesse holandés, equipo en el que aún milita. Pero antes, tuvo que pasar unas pruebas en los Países Bajos: "Me siento como cuando tenía 12 años y me fui a probar", decía Honda días antes de fichar definitivamente con el cuadro neerlandés.

Sara Socas vs Rapder: las batallas de gallos son así, no hablemos sin saber
Aclaramos todo el lío que se ha montado en las redes a raíz de la batalla de gallos entre Sara Socas vs Rapder. Esto forma parte de la performance, señores.
Ver esta publicación en Instagram

I play at Vitesse in Holland!! @mijnvitesse #vitesse

Una publicación compartida de Keisuke Honda (@keisukehonda) el

También es seleccionador de Camboya (sin demasiado éxito)

Honda ahora compagina su profesión, ser futbolista en Holanda, con ser seleccionador de Camboya. Y hay que decir que lo bien que le ha ido como jugador aún no se ha reflejado como técnico. Y es que, en sus cuatro partidos oficiales en la fase de grupos para la Copa de Asia, Camboya solo ha empatado un encuentro, frente a Hong Kong. Sin embargo, Irak le ha endosado en dos partidos la friolera de 18 goles. Todavía le queda mucho que remar al Honda entrenador.

Ver esta publicación en Instagram

We are still in the process. @cambodianationalteam #thankyou #55,000 #supporters #stadium

Una publicación compartida de Keisuke Honda (@keisukehonda) el

Honda no ha sido el único

Pero Keisuke Honda, pese a ese carácter exótico que ha tenido su vida futbolística en las últimas temporadas, no ha sido el único que entrenaba y jugaba a la vez. Repasamos algunos de esos jugadores que compaginaban las botas y las medias por el traje y corbata en los banquillos. De hecho, todos ellos entrenaban y jugaban en el mismo equipo. ¿Se pondrían siempre a ellos mismos? El primero es George Weah. El de Liberia, entre 2000 y 2002, fue seleccionador de su país a la vez que actuaba como delantero, y su objetivo fue clasificar a su país para el Mundial de Corea y Japón, algo que finalmente no logró. En 2003 se retiró jugando en el Al Jazira.

Otro de ellos es Romario, ahora político en Brasil.. El carioca probó cuatro meses, entre octubre de 2006 y enero de 2007, a entrenar a la vez que jugaba en Vasco da Gama. No tuvo éxito alguno. Mismo caso que Ryan Giggs, que asumió las riendas de 'su' Manchester United tras la destitución de David Moyes, poco antes de anunciar su retirada.

El curioso caso del Chelsea

Hubo una época en que en el conjunto 'blue' puso de moda eso de tener entrenador y jugador a la vez. El primero de ellos fue Ruud Gullit, que se encargó de dirigir a su equipo entre 1996 y 1998. Con los londinenses, el holandés logró la FA Cup en 1997. En 1998 se retiró como jugador y dio paso en los banquillos a Gianluca Vialli. Quizá, este es el ejemplo más emblemático de los que nos hemos encontrado. Tras la salida de Gullit, se hizo con las riendas del Chelsea. El delantero se convirtió en uno de los entrenadores más laureados de la historia del club.

5 alternativas sanas al azúcar
Con estas 5 alternativas naturales, podrás sustituir al azúcar para siempre.
Vialli ganó la Copa de La Liga y la Recopa de Europa a los pocos meses de llegar. El delantero, que seguía ejerciendo en esa posición, logró vencer en la Supercopa de Europa al Real Madrid, obteniendo también este título. En la campaña 98/99, el Chelsea acabó tercero en la Premier League a tan solo cuatro puntos del líder, el Manchester United, obteniendo la mejor posición liguera desde 1970. Pero, tras anunciar su retirada esa campaña, su labor en el banquillo quedó muy lejos de los éxitos cosechados. Tras su aventura en Stamford Bridge, se enroló en los banquillos del Watford en 2001, donde fue despedido, siendo esta su última aventura como técnico.

Artículos recomendados