¿El futuro de los coches pasa por la venta online? ¿El futuro de los coches pasa por la venta online?

¿Dejaremos de probar los coches antes de comprarlos? La compra online de coches sigue creciendo

Desde que el e-commerce se extendió en la sociedad, un sector parecía inalterable en sus estándares tradicionales: la venta de coches en los concesionarios. Pero eso podría llegar a su fin muy pronto...

Por Adrián Tomé  |  11 Julio 2022

En un mundo absorbido por las compras online, el único sector que parecía resistir a la invasión de internet era el del automóvil. Los concesionarios siguen siendo la manera de trabajar para vendedores y compradores, que prefieren acercarse presencialmente, ver el vehículo, puede que probarlo y agradecen el trato personal y la negociación, elementos inherentes a lo que a día de hoy definimos por comprar un coche.

La resistencia, de momento triunfante, podría no obstante llegar a su fin y dar paso, como lo han hecho los demás, a la venta online. La primera piedra la tiró Tesla en 2019. La compañía pasó a vender sus coches únicamente online, manteniendo algún concesionario abierto solo para ver los coches e informarse de precios y condiciones.

En su momento, prácticamente todo el mundo estaba de acuerdo en que Elon Musk había cometido un error pasando Tesla al e-commerce, pero sus números, años después, le han dado la razón. Un gran ahorro al limitar la cantidad de concesionarios abiertos y ninguna señal de una caída en las ventas. Otras compañías más pequeñas de coches eléctricos más pequeñas han seguido sus pasos, es el caso de Rivian, VinFast y Lucid Motors.

También es cierto que Tesla suele recibir críticas por la dificultad de resolver averías graves, al no tener apenas establecimientos asociados También es cierto que Tesla suele recibir críticas por la dificultad de resolver averías graves, al no tener apenas establecimientos asociados, imagen de sustitución
También es cierto que Tesla suele recibir críticas por la dificultad de resolver averías graves, al no tener apenas establecimientos asociados Tesla

Grandes empresas y referentes del mundo del automóvil, que también venden coches de combustión, dicen estar planteándose esta posibilidad, como Ford, Volvo y Volkswagen. La propia Ford explicó que, tal como estaban las cosas, la distribución y la publicidad les costaba 2.000 dólares más que a Tesla por cada vehículo. Todo debido a la diferencia entre vender en concesionarios y vender en internet. Solo en España hay alrededor de 60.000 vehículos Ford en circulación, haced cuentas...

Los primeros pasos ya se han dado

Lo cierto es que la opción de comprar online ya dio sus primeros coletazos durante la pandemia. La única diferencia es que, hasta la fecha, todavía no está ni mucho menos extendido y se presenta como una opción secundaria. Vas a la página a comprobar las características del coche, pero al final donde lo compras es en el concesionario, habiéndote sentado en él y tras charlar con el vendedor.

Esto parece estar cambiando. TrueCar, una empresa estadounidense dedicada a catalogar coches, ofreciendo datos sobre rendimiento y precios, espera que en 2025, el 40% de los coches que se vendan en Estados Unidos sean mediante compras online.

El éxito cosechado por Amazon y después por Tesla, este además en el mercado del automóvil, definitivamente no pasa desapercibido. Más y más marcas se intentarán subir al carro de la venta exclusivamente online en los próximos años en cuanto vean un nicho de mercado sólido.

La vieja idea de negociar una oferta en el concesionario ya no resulta atractiva. Este tira y afloja que ya ni siquiera está siendo posible debido a los problemas de stock derivados de la crisis de los semiconductores sería totalmente eliminado y sustituido por un precio fijo. La función de la presencialidad tendrá que ser reinventada.

No es tan descabellado pensar que los vendedores dejen de ser tal y transicionen a expertos que ofrecen información No es tan descabellado pensar que los vendedores dejen de ser tal y transicionen a expertos que ofrecen información, imagen de sustitución
No es tan descabellado pensar que los vendedores dejen de ser tal y transicionen a expertos que ofrecen información Envato Elements

Muchos concesionarios echarían el cierre, ya que su labor se centraría solo en ver y probar coches y no serían necesarios. Esto trae consigo el principal problema de la venta online: el impacto económico local. Los vendedores perderían sus comisiones, y al final su trabajo, y muchos clientes se verían obligados a desplazarse para poder probar o ver el coche que quieren comprar antes de añadirlo al carrito. Aun así, no esperemos piedad o compasión por parte de las empresas: si el e-commerce es más rentable y les genera beneficios, se pasarán al e-commerce de manera definitiva, sin miramientos.

La recepción en el público tampoco sería especialmente negativa, según los primeros estudios que se están llevando a cabo, al menos en EEUU. Uno de ellos, realizado Cox Automotive, empresa dedicada al sector del automóvil dentro del conglomerado global Cox Enterprises, son más los que prefieren comprar su coche de manera online que por la vía tradicional, prefiriendo el trato con el vendedor profesional físico en otras cuestiones más informativas o de resolución de dudas.

¿Nos acostumbraremos a comprar el coche sin habernos sentado siquiera en él?

El futuro es imparable, y la digitalización del proceso de compra de automóviles parece ser parte del mismo. Muchos hemos caído en la comodidad y facilidad de la compra online, por lo que una transición similar con los coches suena bastante natural.

Más natural todavía para los coches de lujo, cuyos compradores requieren con frecuencia bastante personalización y un trato inmediato. En este sentido un sistema en el que desde la página puedes componer a tu gusto lo que quieras y eliminar o reducir la parte del trato con el vendedor sería beneficioso para ambas partes, haciendo posible una venta directa de la marca al usuario.

Con los coches usados ni siquiera tiene que haber un cambio. Ya hay decenas de páginas que los venden online en todo el mundo. Aunque son muchos los que reniegan de esta vía para comprar coches y defienden la necesidad del trato con un vendedor, la realidad ha optado por la trayectoria opuesta.

Comprar un coche con tan solo un click desde una app de móvil podría estar mucho más cerca de los que pensábamos. Lo que dicen las previsiones es que, para 2030, las ventas de coches por internet superarán ampliamente a las ventas en tienda, eso si el modelo de compra solo online no se estandariza antes. Una vez más, el proceso tecnológico avanza a costa de los comercios locales, en este caso los concesionarios, que ven peligrar su futuro.

Artículos recomendados