J Balvin pinta los días grises de 'Colores': crítica del álbum

J Balvin

J Balvin lanza 'Colores' para pintar estos días tan grises

En 'Colores' nos encontramos a un J Balvin menos experimental que en anteriores trabajos, lanzado de lleno al reggaeton más clásico.

Por Juan Ángel Asensio  |  20 Marzo 2020

A estas alturas, todos conocen el nombre de J Balvin, uno de los músicos más escuchados alrededor de todo el planeta. El artista colombiano ha sido el encargado de abanderar una nueva ola del reggaetón, donde los prejuicios del género han desaparecido por completo. Además, ha sido uno de los mayores artífices de romper las barreras del lenguaje, colocando a nuestro idioma a la par del inglés en cuanto a importancia en la música contemporánea.

José Álvaro Osorio Balvín, la persona detrás de J Balvin, es , junto a Bad Bunny, uno de los cantantes de reggaeton que menos miedo tiene a los riesgos y a la experimentación. Así lo demostró en sus anteriores trabajos, como 'Energía' y, sobre todo, en su vitoreado 'Vibras'. Es en este disco donde J Balvin abrazó de forma abierta una nueva gama de sonidos que, hasta entonces, eran desconocidos para el reggaeton.

Experto en sorprender, Balvin lanzó hace unos meses un sencillo titulado 'Blanco', con el que anunciaba un disco conceptual basado en los colores. A este single le siguieron posteriormente 'Morado' y 'Rojo', unas canciones muy celebradas por los fans del colombiano, lo que aumentó el hype sobremanera.

Y por fin tenemos 'Colores', el nuevo álbum de J Balvin, algo muy necesario en estos días tan grises que estamos viviendo. La tendencia festiva del reggaeton convierte al género en la banda sonora perfecta para una cuarentena: el perreo no se vive ahora en las discotecas, sino en la intimidad de las casas y habitaciones de todo el globo. Sin embargo, en el disco no queda atisbo de esa búsqueda de lo diferente, de ese intento de desligarse de lo conocido, que vimos en 'Energía' y 'Vibras'. Pero no nos adelantemos, vamos a analizarlo.

J Balvin aprueba, pero no alcanza la genialidad de 'Vibras'

Como no podía ser de otra forma dado el título del álbum, la parte estética del mismo es fundamental. El encargado de este apartado ha sido el artista japonés Takashi Murakami, una de las máximas referencias de J Balvin. De hecho, su colaboración viene de largo, ya que, anteriormente, se han juntado para otros proyectos, así como para la creación de ropa y merchandising. El estilo característico de Murakami se ve reflejado en toda la parte visual de 'Colores', especialmente en las flores que acompañan los vídeos y portadas, siendo estas la marca personal del japonés. Y la verdad, es un acierto.

Rebrote de coronavirus en LaLiga: ¿por qué hay tantos futbolistas afectados?
Destapamos por qué tantos futbolistas de LaLiga han dado positivo por Covid-19 en la vuelta a los entrenamientos.
Punto y aparte merecen los videoclips que hemos podido ver acompañando a 'Blanco, 'Morado', 'Rojo' y 'Amarillo'. En ellos Balvin despliega todo su imaginario, creando unos visuales imponentes, barrocos y cargados de imágenes simbólicas. Algo a la altura de pocos.

En cuanto al contenido del disco, muchos de los fans, el que escribe esto incluido, pensaban que se trataría de algo conceptual, dada la aparente homogeneidad de los títulos de las canciones. Aquí encontramos la primera decepción del disco. Las canciones podían haber tenido cualquier título, y el resultado habría terminado siendo el mismo. En palabras de Balvin, el nombre de cada canción responde a los estímulos que él y su grupo de trabajo recibían al escuchar los temas con los ojos cerrados. Eso sí, ni rastro de un discurso o una narrativa común dentro de las diez canciones que componen este 'Colores'.

Centrándonos en los temas, lo primero que nos llama la atención, como en muchos de los trabajos del colombiano, son las producciones. Estas corren a cargo, una vez más, de Sky y Tainy, dos de los más fieles escuderos de Balvin y quizá los más grandes beatmakers de la música urbana actual. Para esta ocasión, han creado unos beats brillantes, llenos de matices, pero que, a diferencia de lo que ocurrió en 'Vibras', no cuentan con el mismo grado de libertad y experimentación. Algo no necesariamente negativo, ya que la intención de Balvin en 'Colores' está clara: regresar a sus orígenes, a un sonido más cercano al reggaetón sin florituras, directo.

En el apartado lírico, J Balvin recurre a sus métodos de siempre, letras fáciles y sencillas, pero llenas de ingenio y frases que los oyentes difícilmente podrán olvidar. Además, el colombiano amplia para esta ocasión su registro vocal, acercándose a lugares que escapan de su zona de confort, algo que siempre se agradece.

Quizá 'Colores' no sea el mejor trabajo de Balvin (no se acerca a los niveles de grandeza de 'Vibras' o incluso de 'Energía') pero ha sabido lanzarlo en el momento justo. El mayor acierto de este disco es que, en estas semanas de cuarentena, servirá de refugio y de pequeños momentos de felicidad para millones de personas, y eso es algo al alcance de muy pocos músicos contemporáneos.

Artículos recomendados