Gerard Piqué: su entrevista en 'La Resistencia' tiene todo lo que le pedimos a un jugador de fútbol

Movistar

Más futbolistas como Gerard Piqué, por favor

Que Gerard Piqué es un tipo peculiar ya lo sabíamos. Que su entrevista en 'La Resistencia' no iba a dejar indiferente a nadie, también. En realidad, su charla con Broncano no nos ha sorprendido, pero es la consagración de un futbolista que actúa como una persona normal y no como un robot. Porque sí, existen.

Por Guillermo Galindo  |  29 Marzo 2019

Estamos hartos de los tópicos en el fútbol. Que sí, que ya sabemos que el rival también juega, que no hay equipo pequeño, que lo importante es que el balón entre, que los jugadores juegan donde quieren, que el fútbol es así. Y sí, el fútbol es así, pero en este sentido, no debería serlo.

Claro que mucha culpa de ello seguramente la tenga la prensa, que aprovecha cada mínimo resquicio, cada subida de tono, cada palabra alejada del discurso general de cualquiera de ellos, para lanzarse cual hienas y tener cubierta la semana con la polémica que ellos mismos alimentan y avivan. Así es normal que los jugadores terminen optando por refugiarse en su búnker particular y no salirse del statu quo, o por aprovechar las nuevas herramientas (documentales, RRSS...) para ser ellos quienes cuenten la noticia sin necesidad de intermediarios.

Aun así, conociendo el drama en el que está sumido el periodismo deportivo actual, tampoco podemos quitar la responsabilidad a los futbolistas. La mayoría son, sencillamente, unos siesos, sin nada interesante que contar, desaprovechando el altavoz que tienen por su puesto de trabajo. O al menos, esa es la imagen que proyectan a la gente.

Por eso, los (pocos) jugadores que se mojan, que salen de esa burbuja en la que no sabemos por qué están sumergidos, generan más repercusión. Y, esto ya opinión personal, son los que más se deberían valorar. Porque tener millones de euros en la cuenta no debería ser excusa para estar menos pendiente que un obrero medio de lo que sucede en el mundo, o en tu alrededor aunque sea, así como para no poder comportarte como una persona normal y no tomarte con humor todo. Y dentro de ese minúsculo grupo de jugadores, si hay alguien que destaque por encima de todos, es Gerard Piqué.

Todos conocemos a estas alturas al central del Barça. Sus pullitas a Real Madrid y Espanyol, su opinión sobre los presos políticos catalanes, su naturaleza de 'pisacharcos', y en general su forma de ser, le han valido el odio de lo que muchos llaman el 'nacionalmadridismo' de este país. Pero a él a estas alturas de la vida, y tal como dijo en 'La Resistencia', "se la suda". De hecho, se ríe de toda esa tirria que medio país le tiene, lo que genera aún más rabia a los haters.

Por qué el Ajax nos ha reconciliado con el fútbol
El Ajax se ha convertido en el equipo de todos, en ese que compite contra el fútbol moderno dominado por las grandes potencias. Su lucha es nuestra lucha.
Precisamente es su entrevista en 'La Resistencia' lo que le ha terminado de elevar al olimpo de jugadores con carisma. Era consciente de que podían salir muchas bromas y cosas sobre él en el programa, y más allá de molestarse o parar el ritmo, él quiso también participar. Cantó la canción de Wakaso y el mítico "a por el bote, oe", desveló bromas internas del equipo, se rió de todo y de todos, dejó frases para que las hienas tengan carne con la que alimentarse todo el fin de semana...

Piqué, repitiendo el 'Se queda' con Broncano y su gorra del Papa.
Piqué, repitiendo el 'Se queda' con Broncano y su gorra del Papa. Movistar

Como no estamos acostumbrados a ver esto en el mundo del fútbol, y como se trata además de Piqué, son muchos los que han alcanzado el nivel máximo de odio hacia el del Barça, y otro tantos los que le adoran más que nunca. Es lo bueno del bueno de Gerard, que no deja indiferente a nadie. Es un trol sin el cual el fútbol moderno sería más aburrido de lo que ya es. Y además, resulta que defiende a su equipo como nadie y es un central bárbaro. Seguro que todos los que le critican querrían tenerle en su equipo. Por tanto, lo mejor que podemos hacer es disfrutar de él, seguirle el juego aunque seamos sus rivales deportivos y reclamar que muchos más jugadores empiecen a mostrarse tal y como son. Naturalicemos que un futbolista pueda decir lo que quiera, estemos de acuerdo con él o no. De lo contrario, el fútbol cada vez estará más alejado de nosotros, y se convertirá en puro marketing artificial, más todavía.

Artículos recomendados