La historia de los festivales en España La historia de los festivales en España

123rf

La historia de los festivales en España: de los "festivales de la canción" al fenómeno masivo actual

Seguro que has escuchado hablar sobre festivales de música pero... ¿cuándo comenzaron? ¿cómo se hicieron tan populares? Te explicamos la trayectoria de los festivales en España hasta llegar a la burbuja actual.

Por MENzig  |  15 Julio 2022

Con el buen tiempo afloran los planes al aire libre para disfrutar con pareja o amigos. Si hay uno que destaca por encima de todos últimamente es ir de festival. En la actualidad, ya sea para quedarte en tu comunidad como para desplazarte por todo el país (o por el mundo), hay opciones de festival más que atractivas y para todos los gustos.

Los festivales son eventos sociales cuyo principal objetivo es disfrutar de la música en directo. Consisten en aglutinar una gran cantidad de conciertos, generalmente del mismo género, durante varios días seguidos. Cada año son más los jóvenes que apuestan por este plan en el que la única duda posible es qué ropa ponerse, ya que la diversión está asegurada.

En España, los festivales de música moderna como los conocemos hoy en día aparecen en los años 50. Son los llamados "festivales de la canción" (no confundir con Eurovisión), que surgieron a raíz del auge del turismo. Su objetivo principal era dar a conocer artistas y autores, en principio españoles, en una competición en la que un jurado seleccionaba a los mejores de cada certamen, los cuales recibían un premio en metálico al final del acto. Los principales festivales de esta época son el Festival de Benidorm y el Festival de la Canción Mediterránea, ambos ya desaparecidos.

Cartel del primer Festival de la Canción de Benidorm Cartel del primer Festival de la Canción de Benidorm, imagen de sustitución
Cartel del primer Festival de la Canción de Benidorm Pinterest

20 años más tarde comenzaban los festivales al aire libre. Hasta finales de los años setenta los festivales de canción se mantuvieron, pero debido a su falta de innovación terminaron por desaparecer casi completamente. En 1971 se celebró el primer festival al aire libre, concretamente en Granollers, bajo el nombre de Festival Internacional de Rock Progresivo. En él participaron más de 25 grupos durante una jornada de 20 horas ininterrumpidas de música en directo. Todas las bandas eran nacionales salvo el cabeza de cartel, que recayó en la por entonces conocida banda británica The Family. Fue un evento totalmente novedoso en nuestro país, y a pesar de la crítica de los medios de comunicación del franquismo, que tacharon el festival como "invasión hippie" debido a la influencia directa del Festival de la Isla de Whigt en Reino Unido o el Festival de Woodstock en Estados Unidos, el buen clima fomentó que se siguieran realizando con regularidad este tipo de acontecimientos.

Ya en 1975, tras la muerte de Franco, comenzó la era de los grandes festivales ya que con la entrada de la democracia las dificultades para ofrecer música en vivo desaparecieron, lo que ayudó a diversificar la oferta y mejorar en la organización de este tipo de eventos, convirtiéndolos en eventos masivos.

El Iberpop '84, que bajo el subtítulo 'Primera muestra de nuevos panoramas' pretendía ser un festival dedicado a las principales figuras del pop y el rock español, acabó convirtiéndose en el que podríamos llamar el primer festival masivo tal y como los conocemos hoy en día. No solo contaba con artistas de la talla de Danza Invisible, La Mode, Nacha Pop y Alaska y Dinarama, sino también con un programa de actividades y conferencias que hacían participes a los periodistas, lo cual contribuyó de manera notable a su difusión. El Espárrago Rock en 1989 no se quedó atrás y acabó convirtiéndose en un festival de dimensión internacional. A partir de este momento otros festivales empezaron a asomar por toda la Península, como el Doctor Music Festival, el Sónar, el Viña Rock, Sonorama o el FIB, todos ellos en los años noventa, que marcaron un antes y un después en el mapa de festivales en España.

Cartel del primer FIB (1995) Cartel del primer FIB (1995), imagen de sustitución
Cartel del primer FIB (1995) FIB

Los cuatro últimos siguen manteniendo su popularidad. A ellos se le sumaron en los 2000 otros ya clásicos como el Primavera Sound (2001) o el BBK (2006). Todos ellos soportaron la crisis económica de 2008 y el cambio de tendencia en la música generado por las nuevas plataformas de reproducción de música vía streaming. Pero aguantar al pie de cañón les permitió tener una presencia indiscutible en el panorama actual, donde el protagonismo de los festivales durante la primavera y el verano de los jóvenes (y no tan jóvenes) es total.

No se sabe bien qué fue lo que hizo que una nueva generación, así como las posteriores, decidieran peregrinar a un festival al menos una vez al año, pero lo cierto es que, desde la década de 2010, el número de festivales en España ha crecido exponencialmente:

  • Arenal Sound (2010)
  • Dreambeach (2013)
  • Medusa (2014)
  • A Summer Story (2015)
  • Mad Cool (2016)
  • Puro Latino Fest (2018)
  • O Son do Camiño (2018)
  • Boombastic (2022)

Cartel del primer Boombastic (2022) Cartel del primer Boombastic (2022), imagen de sustitución
Cartel del primer Boombastic (2022) Boombastic

Estos son solo algunos de las decenas de festivales que hay en España. Tras pasar la burbuja del ladrillo, ahora tenemos la burbuja de la tienda de campaña. Los problemas de organización cada vez más presentes, sobre todo en los nuevos festivales, cancelaciones repentinas incluidas, dejan patente la necesidad de regular este sector, para que la cantidad no termine opacando la calidad, y la gente abandone esta experiencia inolvidable. Hasta entonces, disfrutemos de ellos. ¿Tú a cuál vas a ir este año?

Artículos recomendados