Origen e historia del carnaval

Shutterstock

¿Cómo nació el carnaval? Descubre el origen y la historia de una de las fiestas del año

Sin duda, el carnaval es una de las fiestas más conocidas alrededor de todo el globo, pero ¿conocéis su origen?

Por Juan Ángel Asensio  |  21 Febrero 2020

Las máscaras han existido desde que el hombre es hombre. Detrás de ella, oculto, uno deja de ser quien es, abandona su ''yo'' para poder convertirse en algo más, en ''otro''. Su influencia ha estado presente en todo tipo de actividades humanas, desde ritos y fiestas hasta el mismísimo teatro griego: siempre el ser humano sueña con ser otro, con alejarse de lo que es él mismo y dar rienda a otro tipo de impulsos e instintos. ¿Y en qué fiesta hay más máscaras que en carnaval?

No hay duda de que el carnaval es una de las celebraciones más populares alrededor del mundo. Cuando pensamos en él, nos imaginamos Río de Janeiro y sus espectaculares colores, Venecia y sus misterios, o incluso los nuestros propios, en Canarias o Cádiz. Pero sea como sea, sea donde sea, el carnaval es sinónimo de festejo, alegría y, por supuesto, disfraces, cuanto más imponentes mejor.

Pero, todo esto debió tener un comienzo, un inicio que muchos seguro desconoceréis... hasta hoy.

El origen del carnaval

Para conocer su historia tenemos que remontarnos miles de años atrás. Según los historiadores, las primeras manifestaciones de esta fiesta datan del año 5.000 a.C. siendo celebrada en lugares como Sumeria o Egipto, en honor al dios Apis. No obstante, los estudiosos del tema aseguran que sería durante el período grecolatino cuando el Carnaval comenzaría a asemejarse al concepto que hoy tenemos sobre él.

Y es que, a pesar de que hoy en día esté estrechamente relacionado con la tradición cristiana, ya que el Carnaval acaba el mismo día que comienza la Cuaresma, esta fiesta cuenta con orígenes paganos. Concretamente con las celebraciones en torno a Dioniso (o Baco, para los romanos), el dios de la fertilidad o el vino, entre otras muchas cosas. Estas fiestas eran conocidas como bacanales, y suponían unos días de puro júbilo para los ciudadanos, pues las leyes morales eran suprimidas, desapareciendo la distinción de clases, propiciando unas fiestas desenfrenadas llenas de alcohol, drogas, manjares, bailes, música y sexo.

Las bacanales, origen del carnaval.
Las bacanales, origen del carnaval. Nicolas Poussin
F1 2021: los coches de las 10 escuderías, en imágenes
Repasamos el diseño de los 10 monoplazas de la F1 para la temporada 2021, incluido el Alpine de Fernando Alonso.
Es aquí donde nace la costumbre de llevar disfraz o máscara, uno de los rasgos más distintivos, si no el que más, del carnaval. ¿El motivo? Preservar el anonimato para que los actos cometidos durante esos días no salieran después a la luz, y más teniendo en cuenta que el resto del año estaban completamente prohibidos, llegando a ser incluso castigados.

Con el paso de los siglos, y más concretamente en la Edad Media, esta celebración cambió de significado. Por supuesto, la Iglesia Católica no podía permitir que una fiesta de origen pagana, basada en la liberación de los preceptos morales, existiera. Es en este momento de la historia cuando nace etimológicamente el término 'carnaval'.

Existen decenas de teorías, aunque rechazadas por la gran mayoría de los historiadores especialistas de este asunto. Quizá una de las más interesantes es la que tiene que ver con el término ''carne de Baal'', siendo Baal uno de los siete reyes del infierno, y conectando esta tradición con sus orígenes puramente paganos.

La Italia renacentista creó el germen de los carnavales de hoy en día.
La Italia renacentista creó el germen de los carnavales de hoy en día. Shutterstock

La teoría más extendida, sin embargo, es aquella que propone que 'carnaval' proviene de la palabra italiana 'carnevale' o 'carne levare' en latín, que, traducido a nuestro idioma, viene a ser algo así como 'dejar la carne'. Esto está relacionado con algo que comentamos antes: el carnaval acaba el mismo día que comienza la Cuaresma, y durante este período, según la Iglesia, está prohibida la ingesta de carne. Así pues, el carnaval se convierte en un lapso de tiempo destinado a ir dejando de consumir carne de cara la Cuaresma.

A pesar de que la Iglesia censurara y cambiara el significado del carnaval, la fiesta sobrevivió de forma clandestina, gracias, en parte, a algunos resurgimientos puntuales en zonas concretas de Italia, como Venecia, donde los aristócratas llegados de diversas partes del mundo celebraban esta fiesta, si bien se dice que en realidad se valían de las máscaras y disfraces para conspirar de forma anónima.

Después, la tradición se extendería desde Europa al resto del mundo, aunque en otras civilizaciones también existen indicios de fiestas similares. Poco a poco, y gracias a un proceso de acumulación y transformación que duró milenios, el Carnaval ha llegado hasta nuestros días, convertido en otra cosa totalmente diferente y, sobre todo, en un símbolo de libertad, alegría, color y metamorfosis.

Artículos recomendados