11 momentos inolvidables de la EURO 2020 11 momentos inolvidables de la EURO 2020

Los 11 momentos más destacados de la EURO 2020

La EURO 2020 ha sido una de las ediciones más espectaculares de las últimas décadas. Repasa 11 momentos inolvidables que nos ha dejado el torneo.

Por Guille Galindo  |  12 Julio 2021

El penalti parado por Donnarumma puso fin a una de las mejores Eurocopas que se recuerdan, no solo por ser la cuarta edición con más goles de media de la historia del torneo (la mejor desde 1976), sino por la sensación de imprevisibilidad que acompañaba a cada jornada, con unos guiones propios de un blockbuster de acción. En un mes cargado de partidos, polémicas, memes, sufrimiento y emoción, hemos querido homenajear esta EURO 2020 repasando once momentos inolvidables de la edición de manera cronológica.

1 El susto de la Eurocopa: el desplome de Eriksen

En el tercer partido del campeonato ya vivimos su momento más delicado. En el minuto 42, Christian Eriksen se desplomaba sobre el terreno de juego tras devolver un balón a su compañero. Ante la nula reacción del jugador danés, saltaron todas las alarmas. La rápida reacción del capitán de la selección, Simon Kjaer, y sobre todo, el trabajo de los servicios médicos durante los primeros minutos, fue fundamental para salvar la vida del jugador del Inter. "Eriksen estuvo muerto", llegó a asegurar el seleccionador de Dinamarca días después. La UEFA obligó a Dinamarca a jugar la segunda parte, en lo que sería la primera, que no la última, polémica en la que se vio sumergido el máximo estamento del fútbol europeo.

2 El hotel de Eslovaquia, incendiado

La Eurocopa comenzó plagada de contratiempos. En la previa del Eslovaquia-Polonia, el hotel de San Petersburgo en el que se alojaba la selección eslovaca sufrió un incendio en la cocina que obligó a desalojar el recinto. Afortunadamente, todo quedó en un susto, los jugadores pudieron regresar al hotel a los pocos minutos, y más tarde darían la sorpresa venciendo a Polonia.

3 La parábola imposible de Schick

El gol del torneo cayó muy pronto. Pero es que en las cuatro semanas posteriores nadie ha conseguido siquiera acercarse a la animalada de Patrick Schick frente a Escocia. En una contra le pegó con la zurda según le venía desde el medio del campo. Solo hay que ver la repetición en la cámara trasera para darse cuenta de la parábola que coge el balón tras el golpeo. Da igual que estuviera mal defendido o que el portero estuviese demasiado adelantado, es el gol de la Eurocopa.

4 Cristiano Ronaldo vs Coca-Cola

Solo Cristiano es capaz de hacer perder 3.000 millones de dólares a un gigante como Coca-Cola con un solo gesto. Tras vencer a Hungría, Ronaldo acudió a la rueda de prensa dispuesto a contestar a las preguntas de los periodistas. Pero nada más sentarse, se percató de la presencia de botellas de Coca-Cola justo enfrente y decidió apartarlas, señalando una botella de agua con un escueto "drink water". Este ataque a uno de los patrocinadores del torneo causó un impacto y debate globales. Lo más sorprendente es que, horas después, Pogba hizo lo mismo, pero esta vez con otro de los patrocinadores del torneo, Heineken.

Si no se las beben ellos, me las bebo yo, debió pensar Bonucci tras la final de la Eurocopa, dándole un sorbo a ambas bebidas, riéndose de paso de las estrellas de Portugal y Francia. El campeón se lo puede permitir.

5 El emotivo homenaje a Eriksen

En la segunda jornada, Dinamarca se enfrentaba a Bélgica en Copenhague. Y esta vez, la UEFA sí actuó como es debido. En el minuto 10, el juego se detuvo para dar paso a una sonora ovación a Eriksen, todavía por aquel entonces en el hospital. Aplaudieron los 22 jugadores, aplaudió el Parken Stadium, aplaudió Copenhague, aplaudió Dinamarca y aplaudió todo el mundo del fútbol. Pelos de punta al ver las imágenes.

6 Cuando la mesa y la periodista vivieron de primera mano el gol de Hungría

Ponerte 1-0 ante Francia delante de 50.000 compatriotas bien merece una celebración como la de Fiola. Eso sí, el susto de la periodista ante la avalancha de jugadores y los golpes de algunos de ellos a la mesa en la que estaba trabajando no se lo quita nadie.

7 La homofobia no tiene cabida en el deporte, por mucho que a la UEFA le cueste admitirlo

Si todavía nos preguntamos por qué solo un futbolista anunció su homosexualidad estando en activo a lo largo de la historia, lo sucedido durante la Eurocopa puede ayudar a entendernos la ausencia de apoyo real al colectivo gay en el deporte rey. Las leyes homófobas de Orbán, primer ministro húngaro, tuvieron la primera respuesta por parte de Manuel Neuer, capitán de la selección germana, que lució un brazalete con los colores del arcoíris durante el Alemania-Portugal. Dicha decisión fue investigada (¿?) por la UEFA, aunque finalmente no terminó en sanción.

El ridículo mayor vino días después, cuando el organismo europeo impidió que el Allianz Arena luciera con los colores de la bandera LGBT en la previa del Alemania-Hungría alegando motivos políticos ante los que la UEFA debía mantenerse "neutral". Esta neutralidad ante la homofobia contó con una oleada de indignación en políticos, clubes y futbolistas europeos, obligando a la UEFA a enviar otro nefasto comunicado intentando justificarse y que dejó un tufillo de: somos muy de la bandera LGBT cuando no hay conflicto de por medio, pero mejor la escondemos cuando escuece a alguien.

Finalmente, el Allianz Arena no pudo lucir los colores arcoíris a la hora del partido, pero el resto de estadios alemanes sí lo hicieron, en solidaridad con el colectivo, cada vez despojado de más derechos.

8 Las críticas de Van der Vaart

"España es horrible. Horrible. No tienen nada, lo único que hacen es pasar el balón de un lado a otro". Estas frases podríamos haberlas dicho cualquier español en la fase de grupos de la EURO 2020, y el resto habría asentido. El problema, y eso es muy español, es cuando los que nos critican son otros. En este caso, Van der Vaart, testigo en primer plano del gol de Iniesta, y al que tras sus palabras le dieron hostias de todos los colores, parafraseando a Luis Aragonés. Y claro, si encima da la casualidad de que Países Bajos cae en octavos contra la República Checa, al exjugador del Real Madrid solo le queda tomárselo con humor y meterse en una cueva hasta el próximo torneo internacional.

9 El lunes 28 de junio

No olvidaremos jamás el lunes, 28 de junio de 2020, el día más emocionante de la historia de las Eurocopas. España y Francia se enfrentaban a Croacia y Suiza, respectivamente, por dos huecos en los cuartos de final. Ambas selecciones comenzaron perdiendo y remontaron el partido hasta ponerse 3-1 a falta de diez minutos para el final. Ambas selecciones se dejaron empatar a 3, yendo a la prórroga.

El destino de los vecinos cambió, eso sí, en el tiempo extra. España fue capaz de marcar dos goles más, con un marcador final de 5-3. Francia no lo consiguió, y se la jugó en penaltis. Todos sabemos qué ocurrió, poniendo el broche de oro a una jornada irrepetible de fútbol.

10 Prórrogas y más prórrogas

Desde los octavos de final hasta la final se han disputado quince partidos. En ocho de ellos ha habido prórroga. Es decir, en más del 50% de los duelos a vida o muerte ha habido que esperar al menos hasta el minuto 120 para dilucidar al vencedor de la contienda. La igualdad en la Eurocopa pone de manifiesto que cada vez es más complicado ganar partidos en este deporte, por muy superior que seas a priori. Otra gran noticia que nos deja este torneo.

11 It's not coming home

La canción de Three Lions empieza a tener tintes de ser gafe. En una Eurocopa acogida por Inglaterra, a pesar de venderse como un formato multisede, todo estaba preparado para que el país británico se alzara con su primera Eurocopa, y su primer torneo continental desde 1966. Pero una nefasta tanda de penaltis convirtió el 'It's coming home' en 'It's coming to Rome'.

Ya lo dijo el danés Kasper Schmeichel en la previa de las semifinales: "¿pero alguna vez ha estado la Eurocopa en casa?" Tendrán que esperar otros cuatro años para intentar lograrlo.

Momento extra: 'Operación Camarón'

La EURO 2020 no habría sido tan especial sin el seguimiento en Twitter de los 'profundos' comentarios de Kiko Narváez, Morientes y Camacho, y sin el recordatorio en bucle por parte de José Antonio Luque y Manu Carreño de 'Operación Camarón'. Nunca olvidaremos los memes ni el apoyo a la cultura europea por parte de Mediaset. De categoría.

Artículos recomendados