Machine Gun Kelly y el resurgir del pop-punk Machine Gun Kelly y el resurgir del pop-punk

Cómo un rapero volvió a poner de moda el pop-punk: la nueva bala de Machine Gun Kelly

El estilo musical que conquistó a muchos en el cambio de milenio está resurgiendo de sus cenizas de la mano de muchos jóvenes artistas que apuestan fuertemente por el sonido del pop-punk, pero con una estética algo diferente. Entre ellos destaca Machine Gun Kelly.

Por Adrián Tomé  |  05 Mayo 2022

El pop-punk, fue una versión del punk que incluía algunos elementos del pop y que tuvo su mejor momento entre finales de los 90 y principios de los 2000. Grupos como Blink-182, Sum 41, The Offspring o Green Day fueron los principales representantes de un estilo que consiguió marcar a varias generaciones.

Sin embargo, el estilo fue pasando de moda, y salvo algunos grupos mundialmente conocidos, su presencia se fue diluyendo o transformando. El pop-punk parecía caer en el olvido, pero solo necesitaba un cambio de aires. Travis Barker, el batería de Blink-182, fue un visionario. Convertido en productor, se interesó por jóvenes talentos afincados en el hip-hop que buscaban probar nuevos sonidos. Acercarlos al pop-punk era un win-win de manual, tanto para el género como para los propios artistas. Entre ellos, estaba Machine Gun Kelly.

Machine Gun Kelly y el giro en su carrera que le ha catapultado al éxito

Colson Baker, nombre real de Machine Gun Kelly, empezó su aventura como rapero, firmando con Bad Boy Records para la producción de varios discos que tuvieron relativo éxito. El último de ellos, 'Hotel Diablo' (2019), experimentaba con la tendencia de algunos miembros del SoundCloud rap como Juice WRLD de incluir rock en sus canciones. Aquí ya podíamos encontrar 'I Think I'm OKAY', la primera canción con la que se acercaba al estilo pop-punk, y su primera colaboración con Travis Barker, que vio el potencial del rapero como futura estrella del pop-punk.

El timing era perfecto, pues Machine Gun Kelly (MGK) anhelaba también un cambio. Las puertas del hip-hop parecían cerradas para él, más aún tras el sonado beef que empezó con Eminem, clausurado por parte del legendario rapero con un 'Killshot' (tiro en la nuca) del que no pudo recuperarse de cara al gran público.

A parte de la mala decisión que supone desafiar a nada más y nada menos que Eminem, este acontecimiento también refleja una de las tendencias del rap actual, las pocas posibilidades que tienen los artistas blancos de triunfar. Esto se debe al movimiento en contra de la apropiación de identidades culturales, muy fuerte en Estados Unidos, que reconoce el rap como un elemento inherente a la cultura afroamericana. MGK tenía las perder antes de empezar.

Sea como fuere, en 2020 decidió dar un vuelco completo a su carrera y abandonar el hip-hop para grabar su primer disco pop-punk con Travis Barker. Su álbum 'Tickets to My Downfall' (Tickets hacia mi caída) reflejaba irónicamente la situación que atravesaba el exrapero tras perder el beef con Eminem.

El nuevo MGK, sin embargo, arrasó. Su nuevo trabajo debutó como número 1 en las listas, siendo el único álbum de rock en conseguirlo en todo el año. "No tenía nada que perder, por qué no probar un estilo nuevo", declaró en las entrevistas promocionales.

La portada del álbum que revolucionó su carrera La portada del álbum que revolucionó su carrera, imagen de sustitución
La portada del álbum que revolucionó su carrera Interscope Records

Los premios le dirían que tomó la decisión correcta. MGK logró gracias a 'Tickets to My Downfall' más de una decena de galardones. Entre ellos, algunos tan importantes como el Favorite Rock Artist en American Music Awards, Top Rock Album y Top Rock Artist en Billboard Music Awards y Alternative Rock Album of the Year y Alternative Rock Artist of the Year en iHeartRadio Music Awards.

MGK con su premio en los iHeartRadio Music Awards MGK con su premio en los iHeartRadio Music Awards, imagen de sustitución
MGK con su premio en los iHeartRadio Music Awards GTRES

A pesar del éxito, había un escepticismo evidente ante un cambio de registro tan grande. Pasar del rap al pop-punk no es lo habitual, ni mucho menos. A MGK se le criticó abandonar sus raíces y hasta su nueva faceta como guitarrista, desconociendo la mayoría que en sus inicios había tocado la guitarra en una banda. "No soy el mejor tocando la guitarra, pero sí soy el que luce mejor haciéndolo", dijo al respecto, sin olvidar ese humor tan característico.

Lo cierto es que la estética es una parte muy importante del éxito de Machine Gun. Desde sus tatuajes, su ropa, piercings, toda su fachada es en realidad más cercana a una especie de híbrido entre el grunge y el rap moderno que al pop-punk. Incluso la tipografía utilizada en 'Tickets to My Downfall' resultaba más gótica que el informal estilo que presentaban las bandas de pop-punk.

No es exactamente lo que llevarían en Green Day No es exactamente lo que llevarían en Green Day, imagen de sustitución
No es exactamente lo que llevarían en Green Day GTRES

Su capacidad de combinar tantos mundos diferentes fue, precisamente, lo que le aportó el éxito que siempre había buscado. El artista ha logrado que su destreza como cantante de pop-punk pase a un segundo plano gracias a su tremendo potencial a nivel de imagen y personalidad. Cuando compras su música, no compras al cantante, compras al artista, a todo lo que envuelve a MGK, con un magnetismo que Travis Barker supo captar desde el primer día. Aun así, mal haríamos en menospreciar sus letras, que se atreven a ahondar en asuntos peliagudos como la ansiedad o los efectos de la salud mental.

Volviendo a su carrera, su transición de estilos se confirmó con 'Mainstream Sellout' (2022), para seguir con la tradición de títulos sarcásticos. De hecho, por momentos el disco parece una respuesta directa a todos los haters.

La portada de su último disco La portada de su último disco, imagen de sustitución
La portada de su último disco Interscope Records

'Mainstream Sellout' está algo más cerca del pop que del punk, pero le ha vuelto a situar como el número uno en muchas listas, extendiendo su popularidad hasta el punto de que el mismísimo Mick Jagger le ha calificado como "la esperanza para el futuro del rock".

Es de esperar que después de los buenos resultados cosechados por MGK en su experimentación con "hacer mucho ruido con guitarras eléctricas", como lo denominó él mismo, consiga animar a más artistas a probar con el pop-punk. El resurgir tan potente de un género que parecía enterrado es, sin lugar a dudas, uno de los acontecimientos más inesperados del panorama musical actual.

En sus discos MGK fue capaz de conseguir numerosas colaboraciones con artistas con los que compartir el nuevo pop-punk. Entre ellos podemos encontrar a Willow (hija de Will Smith), Lil Wayne, otro rapero, Blackbear, YUNGBLUD o POORSTACY. También se fue de gira con otro de los artistas pop-punk del espectro de Travis Barker y que ya lleva unos años ganando fama, KennyHoopla. La 'new wave' del pop-punk ha venido para quedarse.

Artículos recomendados