Europa, los españoles no somos vagos: desmentimos el estereotipo

Shutterstock

¿Los españoles somos vagos? Eso piensan nuestros "amigos" europeos... pero es hora de desmontar este mito

España, destino vacacional para gran parte de ciudadanos europeos, tiene una imagen terrible. Vagos, maleducados, gritones e incluso borrachos. Entonces, ¿cómo es que quien viene ya no se quiere marchar?

Por Ramón Fernández  |  29 Agosto 2019

En junio de 2019, la cuenta de Twitter @wonderfulmaps, realizó un estudio (sin demasiada base científica, dicho sea de paso), en el que preguntaron a 772 europeos sobre cuál era el país con la población más perezosa del continente. España no se llevó el gato al agua, pero sí la medalla de plata. Fue Grecia quien recibió el dudoso honor de subir al primer escalón del podio. El bronce fue para Italia, haciendo un pleno mediterráneo. Los países escandinavos, las repúblicas bálticas, Suiza, Austria y Holanda fueron los que menos votos obtuvieron.

Pero no es la primera (ni será la última) vez que en Europa nos critican. Sin ir más lejos, el periodista Chris Haslam, redactor del The Times de Londres, escribió un polémico artículo en el que atizaba sin piedad a los 'spaniards'. A la vagancia añadió otras características como la mala educación, el ruido y la excesiva comida y bebida que ingerimos. Todo esto, con un torero representando a lo que él consideraba "el español de a pie". Porque, ¿qué español no se ha puesto alguna vez un traje de luces para ir a por el pan? Pero claro, tampoco se le puede dar demasiada credibilidad a un país cuya población tiene tantas dudas con respecto a un invento tan simple como es el balcón...

¿En qué se basan para llamarnos vagos?

Jornada 4 LaLiga: 10 reflexiones de la cuarta jornada de LaLiga
La cuarta jornada de LaLiga nos ha dejado momentos destacados y reflexiones interesantes. Ahí van 10: Sevilla, Real Madrid, Gerard Moreno, el talón de Aquiles...
Somos, según piensan muchos, el país donde se popularizó la siesta. Pero lo que no saben es que, con los horarios de trabajo que tienen la gran mayoría de los españoles, es casi imposible que puedan echar la siesta muy a menudo. Desde luego, no se cierran las tiendas ni las empresas para habilitar un rato a los empleados para echar una cabezada, (es más, este artículo está siendo escrito en lo que se consideraría la hora de la siesta). Si en los fines de semana, o vacaciones se quiere y puede dormir un rato después de comer, se hace. Porque no solo sea agradable, sino porque es también muy bueno para la salud.

Siesta y fiesta, los pilares de la vida española según muchos vecinos
Siesta y fiesta, los pilares de la vida española según muchos vecinos Shutterstock

Otro tópico, que probablemente se diga en más países, pero se dice principalmente en Suecia, es que "El español va al trabajo, el sueco trabaja". En el Congreso, puede que tengan razón. Pero, un simple ejemplo para tirar por la borda su argumento: todo el que haya visto 'Pesadilla en la Cocina', en sus versiones americana y española, se habrá dado cuenta de que en Estados Unidos, hasta para un restaurante con cuatro mesas, trabajan dos camareros de sala, uno de barra, y uno o dos cocineros. En España, donde los horarios son más largos (porque acostumbramos a cerrar más tarde), con suerte trabajan el dueño y un trabajador. Con suerte.

En el tema del alcohol, España también tiene una imagen equivocada. En España nos gusta tomar una (o dos) cervezas después de trabajar. Y hasta que nos han comenzado a imponer costumbres anglosajonas, se mantenía esta forma de socializar con los vecinos, amigos y compañeros de trabajo. Porque en territorios del norte, la costumbre es trabajar y encerrarse en casa entre semana, para al llegar el viernes beber sin conocimiento alguno. Mucho más sano y productivo, dónde va a parar.

Es más, poca autoridad moral pueden llegar a tener a la hora de estereotipar a nadie de vago, alcohólico o maleducado ciudadanos de países como Alemania, Inglaterra o Suecia, cuando sus visitas a España, mientras miles de trabajadores de hostelería españoles están a su servicio, no están caracterizadas ni por su trabajo, ni por su sobriedad, ni por su educación.

Amigables, trabajadores, silenciosos... cuando los turistas vienen a Mallorca son todo un ejemplo
Amigables, trabajadores, silenciosos... cuando los turistas vienen a Mallorca son todo un ejemplo Shutterstock

El modelo económico

Lamentablemente, en términos de macroeconomía, es obvio que los países cuyas costas (si es que las tienen) no tocan el Mar Mediterráneo, funcionan mucho mejor. Por muchos motivos.

En primer lugar, España es un país que sigue teniendo un sector agrario bastante importante, que lamentablemente, en este momento no genera lo suficiente, pero es imprescindible en muchas zonas. La industria nunca se ha desarrollado de la forma correcta, salvo en zonas como el País Vasco, lo que ha llevado a que gran parte del trabajo esté basado en el sector servicios. Un grave problema estructural provocado por las circunstancias, por los gobiernos y por la situación geográfica.

Blasphemous: el videojuego inspirado en la Semana Santa y el folclore sevillano que arrasa
The Game Kitchen, un estudio español, es el creador de 'Blasphemous', el videojuego más viral en España inspirado en la Semana Santa y el arte cristiano.
Probablemente la cantidad de funcionarios, sobre todo en lo que respecta a la administración, sea excesiva. Tienen fama de vagos, y no se puede negar que alguno habrá que haya abusado de las bajas. Y que según qué labores no sean tan eficaces como deberían, pero generalizar que todos los funcionarios vagos es un error. Probablemente, los trabajadores públicos que más visibilidad tienen y menos ejemplo dan son los políticos y demás mandatarios.

Un sueñecito en en el Congreso siempre apetece, no, ¿Albert?
Un sueñecito en en el Congreso siempre apetece, no, ¿Albert? Twitter

Si tan terrible fuera, no querrían pisar por aquí

Porque España no solo tiene turismo de una semana en verano. Miles de ingleses y alemanes entrados en años viven en nuestras costas, en sus "retiros dorados", mientras nuestros jóvenes españoles deben marchar a otros países, pero no a retirarse, a trabajar sin parar para cobrar el sueldo que aquí, lamentablemente, nadie les quiere dar.

¿La fiesta nos gusta? . ¿Nos gusta descansar? Tanto como a todo el mundo. ¿Tal vez gritemos más que otros europeos? Habría que preguntárselo a los hooligans de muchos países. ¿Bebemos más? Mejor no saber que opinan los servicios de limpieza de Magaluf o Ibiza sobre esto. ¿Somos menos productivos? Seguramente sí, por la estructura económica y la mala gestión de muchas altas esferas. ¿Trabajamos menos? Rotundamente no. ¿Somos más vagos? Viniendo aquí solo a vacacionar, es muy difícil que nadie conozca la realidad; pero no, en general, no lo somos.

Artículos recomendados