6 trucos para viajar barato: irte de viaje de una manera más económica es posible

Shutterstock

Te mostramos algunos trucos para conseguir que tu viaje sea más barato... ¡sin mucho esfuerzo!

"La vida son dos días y hay que disfrutarla y viajar sin pensar" es una de las peores cosas que nos pueden decir si nos gusta viajar pero no tenemos ni un duro. Por eso, olvidemos las utopías y seamos razonables: sigue nuestros consejos y permítete un capricho razonable.

Por Celia Varona  |  09 Abril 2019

Parece que tenemos una presión por ser quienes más han viajado o quienes más mundo han visto. El viajar (y cuanto más lejos, mejor) parece no ser solo una cuestión interior de cada persona, sino también una excusa para mejorar nuestro estatus social. "¿Que no has viajado mucho? Oh, es una pena... Te estás perdiendo tantas cosas..." Ya lo sé, gracias, no hace falta que me lo recuerdes.

En muchas ocasiones, el gran inconveniente a la hora de sacar la maleta del trastero es la ausencia total de dinero más allá de ir al bar de la esquina a tomar una caña con un pincho de tortilla. Por suerte, os traemos algunos truquillos para intentar organizar alguna escapada cuando no disponemos de mucho presupuesto. Al mismo tiempo, queremos hacer una pequeña crítica: viajar no es alardear de ello y lo más lejano no tiene por qué ser lo mejor. Es más, muchas veces nos obcecamos tanto en irnos al quinto pimiento que nos olvidamos de las cosas tan espectaculares que tenemos cerca.

Partimos de la base de que viajar no es algo que hagamos habitualmente y que, por mucho que nos la quieran colar, las familias que viajan han disminuido drásticamente desde la crisis. Así pues, vemos las escapadas como una ocasión especial... o superespecial. Dicho esto, ¿cómo podemos ahorrar y que nos salga todo más barato?

1 Vuélvete loco buscando lo mejor

Por poco que nos guste, la clave está en buscar, buscar y buscar hasta hartarnos. Tarde o temprano, aunque sea por insistencia, vamos a tener que encontrar precios más baratos y que podamos asumir con mayor facilidad. Ofertas en visitas, en viajes, en comidas... Cualquier ticket, bono o descuento puede ayudarnos a hacer un poco más barato el viaje. Ahora bien, es tiempo invertido y no nos vamos a engañar, desquicia un poco. Un pequeño consejo: ¡los navegadores siempre en sesión privada! Así no se registran los datos y los precios no se encarecen cada vez que volvamos a entrar en la página a buscar de nuevo los trayectos o los hoteles.

Mira el mapa, elige varios destinos y busca las opciones más asequibles. Tras mucho intentarlo, encontrarás el viaje que se adapte a tus gustos y presupuesto.
Mira el mapa, elige varios destinos y busca las opciones más asequibles. Tras mucho intentarlo, encontrarás el viaje que se adapte a tus gustos y presupuesto. Shutterstock

2 Supermercados hay en todos lados

A todos nos gustaría recorrer el mundo de turismo gastronómico, es decir, probando los mejores platos de cada lugar, pero ahí ya sí que se nos va la mano. Un truco es el 'malcomer', o lo que se conoce como 'la comida del peregrino' (haciendo referencia a lo que come en general la gente que hace el Camino de Santiago): una barra de pan, unas lonchas de queso, y p'al cuerpo. Aunque sea un poco monótono, hay que ver el lado bueno. Después de cinco días comiendo así... igual el último hemos ahorrado para irnos de restaurante, ¿no? El caso es que, a no ser que seamos muy exquisitos, la comida puede salirnos relativamente barato.

A veces, elegir las aceitunas adecuadas puede marcarte un viaje.
A veces, elegir las aceitunas adecuadas puede marcarte un viaje. Shutterstock

3 Ojo a los souvenirs

Jornada 4 LaLiga: 10 reflexiones de la cuarta jornada de LaLiga
La cuarta jornada de LaLiga nos ha dejado momentos destacados y reflexiones interesantes. Ahí van 10: Sevilla, Real Madrid, Gerard Moreno, el talón de Aquiles...
A ver... los llaveritos, los peluches y los dedales están muy bien, pero al año está acumulando polvo en la estantería con el resto de basura que hemos comprando en otras ocasiones. Y es que para eso están los grandes enemigos de los ahorradores: las tiendas de souvenirs. Esto para papá, esto para mamá, esto para mi amiga... Y al final nos hemos dejado 20 euros en chorradas que a saber quién los utiliza. Por experiencia, se valora más "una foto en tal sitio porque me acordé de ti", "una concha de la playa de no sé qué porque te quiero" que una camiseta cutre.

¿Cuánto les va a costar esta camiseta? Seguro que más que las veces que se la pondrán.
¿Cuánto les va a costar esta camiseta? Seguro que más que las veces que se la pondrán. Shutterstock

4 ¿Con quién viajas?

Si queremos hacer un viaje tirando a lo barato tenemos que estar muy seguros de que las personas con quienes viajamos pretendan lo mismo. Imagínate: viajas con dos amigos que les gusta gastarse el dinero en las mejores tiendas y restaurantes del lugar donde vayas. ¿Qué haces tú? O cedes por presión social o te aíslas y vas a tu rollo. Y para ir a nuestro rollo, mejor ir solos y sin dar explicaciones. Tener claro qué tipo de viaje quieren hacer y qué presupuesto tienen tus acompañantes puede ser muy revelador y ahorrarnos algún que otro mal trago.

Viajar en grupo está genial... Siempre que todos tengáis claro el tipo de viaje que es, claro.
Viajar en grupo está genial... Siempre que todos tengáis claro el tipo de viaje que es, claro. Shutterstock

5 Lo barato sale caro

Aunque esta frase no es un axioma universal, sí que tiene algo de razón. Y es que, si vamos de viaje, tenemos que ver en qué gastamos. Igual merece más la pena pagar por algo que sabemos que es bueno que jugárnosla en pagar pequeñas cosas... para luego tener que comprar otras. Qué sé yo, una maleta. Es verdad que las de calidad no son precisamente baratas, pero posiblemente una relativamente buena pueda durarte mil veces más que cuatro regulín. ¡Aunque todo es probar y tener suerte!

Nada de maletas extrañamente baratas, que luego pasa lo que pasa.
Nada de maletas extrañamente baratas, que luego pasa lo que pasa. Shutterstock

6 No hace falta irse a la Conchinchina

España está llena de recónditos lugares con más magia de la que creemos. Además, puede ser la circunstancia ideal para ayudar un poco a los medios rurales y alejarnos de los lugares más típicos. Si llevamos las expectativas muy altas desde el principio (ejemplo: "¡quiero ir a Japón por 500€!") no nos llevaremos otra cosa que decepciones. Antes de nada, valorar bien el lugar y asumir que, presupuesto para dar la vuelta al mundo, aún no tenemos.

Con todo esto, esperamos que este artículo te sea útil para poder disfrutar de una escapadita sin riesgo de volver con el bolsillo temblando. Y recuerda... ¡el postureo es gratis!

Artículos recomendados