6 gestas de equipos de fútbol modestos españoles en Europa

GTRES

Alavés, Villarreal o Getafe: recordamos las gestas de los equipos españoles modestos en Europa

El fútbol nos demuestra cada temporada que es maravilloso. Equipos como Alavés, Getafe o Málaga estuvieron cerca de alcanzar la gloria con hazañas inolvidables, pero el deporte más imprevisible del mundo les alejó de su sueño.

Por Guillermo Córdoba  |  11 Junio 2019

Recuerdo escuchar a mi abuelo gritar "increíble, increíble" después de que Divock Origi conectara con el inolvidable centro de Trent Alexander-Arnold para meter al Liverpool en la final de la Champions. Al día siguiente, pronunció las mismas palabras cuando Lucas Moura completó la remontada del Tottenham ante el Ajax. Tiene 87 años, pero mi abuelo todavía se sorprende con cada partido, y más ante una de las mejores Champions League de la historia. Quizá porque en el fútbol no puedes cantar victoria hasta escuchar ese sonido característico del silbato del árbitro. Quizá porque el fútbol es maravilloso. O mejor, imprevisible.

Las victorias se deciden por detalles en un deporte donde vivimos una recreación diaria de David contra Goliat. Pocos podían imaginar que el Ajax, con sus previas veraniegas, podría llegar a las semifinales de la Champions eliminando a dos gigantes como el Real Madrid y la Juventus. Tampoco pensaban que el Tottenham, con tantos recursos destinados a su nuevo hogar, pudiera jugar en Madrid la final. O que el Eintracht de Frankfurt, casi un desconocido para el gran público, cayera en los penaltis ante el Chelsea y se quedara a un paso de la final de Bakú. Es fútbol, son detalles, hazañas para la historia.

Precisamente de hazañas recientes queremos hablar. El fútbol español ha vivido momentos grandiosos en Europa en el siglo XXI. Quizás lo primero que se nos venga a la memoria sean las cuatro Champions en cinco años del Madrid, el fútbol del Barça de Guardiola o la lucha del Atleti contra todo y contra todos en 2014 y 2016. Pero esta vez no vamos a hablar de los tres grandes de nuestro fútbol, que demasiadas portadas ocupan día a día. Porque el fútbol español ha realizado enormes gestas en Europa más allá de estos tres, e incluso más allá del Sevilla, rey y señor de la Europa League. Vamos a repasar seis momentos históricos.

1 El Alavés, a una prórroga de la gloria

Una de las proezas más recordadas es la que llevó al Alavés a jugar la final de la Copa de la UEFA en 2001 ante el Liverpool. El equipo babazorro se enfrentó con un todavía imberbe Gerrard, pero cayó derrotado por un recordado 5-4 a favor de los de Anfield. A pesar de empezar perdiendo por 2-0 y marcharse al descanso 3-1, el equipo dirigido por Mané forzó la prórroga con un gol de Jordi Cruyff en el minuto 89. Sin embargo, dos claras expulsiones y un gol en propia puerta acabaron con el sueño de un equipo que no ha olvidado esta historia.

2 La épica remontada del Depor ante el Milan

Cambiando la Copa de la UEFA por la Champions, es el turno del 'SúperDepor'. Instalado en la élite y después de superar a la Juventus en octavos, el Deportivo de la Coruña de Javier Irureta tuvo que enfrentarse a otro hueso duro europeo, el Milan, con jugadores como el todavía joven Kaká o el siempre elegante Andrea Pirlo, además de Carlo Ancelotti a los mandos en el banquillo. El Milan hizo gala de su calidad en la ida, venciendo por 4-1 a los blanquiazules en la ida para alejar a los coruñeses de las semifinales. Pero el fútbol iba a sorprendemos con una de las mejores remontadas en la historia del fútbol, como ya presagiaba el anuncio de TVE en la semana previa al choque.

Instagram, la censura y el temor a los desnudos
La exagerada censura de Instagram con los desnudos artísticos y todo lo relacionado con el sexo nos obliga a reflexionar sobre su política de actuación.
Los goles de Pandiani, Valerón y Luque hicieron que los locales se marchasen al descanso con 3-0 en el marcador. Ya en el segundo tiempo, Fran marcó el cuarto de la noche para lograr el pase a las semifinales. Allí se enfrentaron al sorprendente Oporto, que logró el pase a la final con un gol de penalti y una gran polémica en la ida, debido a la expulsión de Jorge Andrade por darle una patada amistosa (eran amigos) a Deco. Ya en la final, los portugueses ganaron su primera orejona con un todavía desconocido José Mourinho en el banquillo.

3 El recordado penalti de Riquelme ante el Arsenal

Siguiendo con la máxima competición continental, toca recordar la hazaña del Villarreal. Con Manuel Pellegrini en el banquillo y leyendas como Juan Román Riquelme, Marcos Senna y Diego Forlán sobre el césped, el equipo se plantó en semifinales. Antes había derrotado (con sufrimiento eso sí) al Glasgow Rangers y al Inter de Milán. En las semifinales esperaba el Arsenal de Arsène Wenger con Henry o Fàbregas como figuras destacadas. En la ida, el equipo londinense superó al conjunto español por un escueto 1-0 gracias a un gol de Kolo Touré a pase de Alekxandr Hleb. Pero todavía quedaba la vuelta en El Madrigal, donde ya había superado las eliminatorias de octavos y cuartos.

El Villarreal atacaba y atacaba, pero no podía romper la imbatibilidad de Jens Lehmann. Los minutos pasaban, la ansiedad crecía y el equipo castellonense no podía encontrar ese gol que forzaba la prórroga. Hasta que José Mari forzó un penalti decisivo al filo del descuento. Era el momento. Riquelme asumió la responsabilidad. En una nueva batalla contra Lehmann, el alemán volvió a imponerse. El argentino lanzó a la derecha, pero el portero adivinó su intención y evitó que el Villarreal disputara la final de la Champions. Riquelme se marchó del campo desolado, pero para fallar siempre hay que intentarlo.

Getafe - Bayern o el triunfo de Luca Toni

Años después, el Getafe estuvo cerca de emular la heroica hazaña del Alavés. Fue en los cuartos de final de Copa de la UEFA ante el Bayern, en la temporada 2007/2008. Con recordadas figuras como Abbondanzieri, Contra o Casquero, el equipo madrileño sacó un meritorio empate en la ida disputada en Múnich. Solo una semana después, en un Coliseum abarrotado, todo pareció torcerse a los seis minutos. De la Red derribó al borde del área a un jugador del Bayern, lo que le valió la roja directa. El Getafe iba a jugar con diez y ante el equipo alemán más de 80 minutos, pero eso no les importó demasiado a los de Laudrup.

Cosmin Contra, experto en levantarse contra cualquier adversidad, marcó en el minuto 44 el gol que metía al Getafe en semifinales. El delirio se desató en el estadio. El Getafe aguantó con uno menos y el marcador no se movió hasta el minuto 89, cuando Ribery enganchó una volea para forzar la prórroga. Sin embargo, el Getafe se negó a aceptar el empate. Quería más y lo quería cuanto antes. Nada más arrancar, Casquero puso el 2-1 con un fantástico disparo desde fuera del área y Braulio Nóbrega marcó el 3-1 ante las dudas de la defensa bávara. Pero el fútbol, cruel como el mayor tirano, le asestó una puñalada mortal al Getafe cuando la leyenda de Luca Toni marcó dos goles en apenas cinco minutos, el último de ellos en el último minuto de la prórroga. El sueño del Getafe había acabado, pero sus aficionados continúan sonriendo cuando recuerdan su gesta.

Dos fueras de juego en Dortmund

Temporadas más tarde llegó el turno del Málaga de Pellegrini. Con un notable músculo financiero y con una plantilla que mezclaba jóvenes en desarrollo como Isco o Camacho con jugadores con una destacable experiencia como Joaquín, Baptista o Duda, el equipo malagueño quería hacer historia en la Champions. Tras vencer al Oporto en octavos, su rival en cuartos fue el Borussia Dortmund de Jürgen Klopp, con el que empató a cero en la ida en La Rosaleda.

Gamergy 2019 Madrid: el evento eSports más importante de España
Ifema acoge el Gamergy, el evento de eSports más importante de España, los días 21,22 y 23 de junio, y se espera que acudan miles de personas.
En la vuelta, el Málaga se adelantó con un gol del inimitable Joaquín en el minuto 25. El resultado le valía para pasar a semifinales, pero Lewandowski empató antes de llegar al descanso. El intercambio de golpes era frenético, y Willy Caballero iba camino de ser el héroe de la noche. Sin embargo, Isco supo aprovechar los espacios dejados por los alemanes a la contra, filtró un pase para Baptista y este cedió para Eliseu, que marcó el segundo del Málaga a solo diez minutos para el final. Lo hizo, y esto conviene recordarlo en los tiempos de la tecnología, en fuera de juego. Pero él no iba a ser el único.

El Borussia Dortmund necesitaba dos goles para remontar la eliminatoria y pasar a unas semifinales donde ya le esperaba el Real Madrid. No dejaba de intentarlo, pero no podía. Hasta que Marco Reus aprovechó un barullo en el área para marcar el segundo en el descuento. Apenas quedaba tiempo, pero el Borussia no iba a dejar de creer, porque, como decíamos antes, el fútbol es imprevisible. El central Felipe Santana, que ya llevaba varios minutos aparcado en el área del Málaga, marcó el tercer gol del Dortmund. Lo hizo en claro fuera de juego para permitir al Dortmund acceder a semifinales y dejar al Málaga sin su sueño. Dicho esto, con el VAR la cosa hubiese terminado 2-1.

El Celta, a un gol de la final

La hazaña española más reciente en Europa es la protagonizada por el Celta de Vigo en la temporada 2017/2018. El conjunto de Berizzo eliminó con sufrimiento al Krasnodar y al Genk para plantarse en las semifinales de la Europa League. Allí les esperaba uno de los equipos más destacados de la historia del fútbol: el Manchester United. En la ida jugada en Balaídos, el Celta perdió por 0-1 gracias a un gol de Marcus Rashford. Tocaba remontar un resultado adverso en un estadio legendario como Old Trafford. Pero a los 17 minutos el Celta recibió otro golpe casi mortal.

Marouane Fellaini marcó de cabeza para rebajar aun más las posibilidades del equipo vigués. No se rindió el equipo de Berizzo, pero no podía superar a un Sergio Romero inconmensurable. En el otro lado del campo, Sergio Álvarez evitaba con sus paradas la sentencia del United. Hasta que en el minuto 85 Facundo Roncaglia cabeceó un centro de Bongonda para dar un último impulso a un Celta que todavía creía. Un gol les metía en la final. Pero después, el partido se convirtió en una batalla total, con una expulsión para cada equipo y un gol del Celta que estuvo cerca de llegar en un fallo incomprensible de Guidetti (o de Beauvue, según se mire). El sueño se quedó ahí.

Aunque estas hazañas no terminaran con los equipos españoles levantando el trofeo, muchas veces lo más importante no es el destino, sino el trayecto y las experiencias inolvidables vividas en él.

El fútbol nos regala cada temporada partidos para la historia. Y lo hace porque, aunque va camino de cumplir dos siglos de historia, nadie puede pronosticar qué va a pasar. Si cantas victoria antes de tiempo, alguien aparecerá para decirte que estabas equivocado. Porque aunque mi abuelo lleve 87 años disfrutando con el fútbol, cada temporada acaba sorprendiéndose con un nuevo partido. Que vengan millones de hazañas más.

Artículos recomendados