Super Bowl: los mejores shows del descanso de la historia Super Bowl: los mejores shows del descanso de la historia

Super Bowl

Los 7 mejores shows del descanso de la Super Bowl

Se acerca la Super Bowl, y con ella, el esperado show musical del descanso, todo un fenómeno global del que se habla durante meses, ya sea para bien o para (muy mal). Hoy vamos a ser buenos, y nos vamos a quedar con las 7 mejores actuaciones de la historia.

Por Jon Irisarri  |  10 Febrero 2022

Lo que comenzó siendo un pequeño espectáculo de bandas regionales o universitarias en los años 70 y 80, ha terminado convirtiéndose en un espectáculo global y en una de las actuaciones musicales más esperadas del año. Los mejores artistas del planeta pugnan por poder actuar en el descanso de la Super Bowl, y muchos de ellos invierten millones de dólares en un show de 15 minutos que puede marcar sus carreras. Este año 2022 actuarán ni más ni menos que Dre, Snoop Dogg, Eminem, Kendrick Lamar y Mary J Blige, y veremos si consiguen estar a la altura de los mejores o no dejan muy buena impresión, como le pasó a The Weekend en 2021. Veremos si este elenco de raperos triunfa y se acerca a las 7 mejores actuaciones que se han visto en la Super Bowl.

7 Shakira y Jennifer Lopez (2020)

Teniendo en cuenta que ha habido más de 30 shows del descanso, un séptimo puesto es muy muy bueno. Tan bueno, como la actuación de Shakira y Jennifer Lopez en 2020, una reivindicación de lo latino y del empoderamiento de la mujer. Los bailes, la variedad de temas musicales, el espectáculo y la inversión en pirotecnia y efectos dejaron un resultado a la altura de lo que supone la Super Bowl. Y oye, que fue el último gran concierto previo a la pandemia, que como hemeroteca no está mal recordarlo.

6 Bruno Mars (2014)

Pese a que era un novato en el olimpo de los artistas, y que muchos dudaban de si podía estar a la altura de tal espectáculo, Bruno Mars no defraudó. Comenzó con un coro infantil, seguido de un largo e impresionante solo de batería del propio Mars hasta que una plataforma lo atrajo al escenario y comenzó el show. Sonaron las mejores canciones de la época, que además estaban en un momento de viralidad total por el reciente ascenso del artista, y eso unido al buen rollo desprendido por él y la banda y a los cambios de look, dejaron un buen resultado. Pero si está tan alto en el ranking es por la aparición estelar de los Red Hot Chilli Peppers para cantar 'Give it away'.

5 Beyoncé (2013)

La música se diferencia del resto de las artes por esa explosión emocional en un momento único. Bien por una canción especial, por la conexión entre los artistas y el público o por el reencuentro o regreso de una banda. Esto último fue lo que ocurrió en la actuación de Beyoncé en 2013. Más allá de un más que esperado festival de luces, pirotecnia y bailes que estuvo a la altura de las altas expectativas, el momento más recordado tiene que ver con el regreso puntual de las Destiny's Child, a pesar de que años atrás Beyoncé había asegurado que jamás tendría lugar.

4 Madonna (2012)

No podía faltar la la reina del pop en la lista. Las actuaciones de la Super Bowl son idóneas para este género musical, ya que los bailes y los efectos visuales son perfectos para la ocasión. De hecho, por el descanso de la Super Bowl han pasado estrellas del rock como U2 o los Rolling Stones, pero no han llegado al nivel de espectáculo de estas artistas.

Pero claro, es que estamos hablando de Madonna. La estadounidense comenzó su show ataviada cual emperatriz romana arrastrada por esclavos, mostrando de forma simbólica su papel de reina. Además, canciones como 'Like a Prayer' fueron utilizadas para añadir un coro góspel y dotar de una musicalidad más completa. En definitiva, un acto sobresaliente que se queda a las puertas de nuestro podio.

3 Lady Gaga (2017)

Un podio que le arrebata otra reina, Lady Gaga, gracias a su actuación en la Super Bowl de 2017. Más allá del repaso a sus temas más conocidos, lo que más impactó a nivel visual fue el comienzo del show. Lady Gaga se colocó encima de uno de los anillos del estadio, y tras empezar con sus canciones y aprovechar ese plano para realizar un plano de luces, se lanzó al vacío. Gracias al agarre de dos cuerdas bajó, como si se tratase de un paracaídas, hasta la pista y el escenario, y continuó como si nada.

Además, esta actuación es recordada por su mágica unión con el partido, ya que los New England Patriots se fueron al descanso perdiendo ante los Atlanta Falcons por un distancia casi inalcanzable, y tras la intervención de Lady Gaga se culminó una remontada que pasó a la historia. Ya sabéis por qué Gaga es tan querida en Massachusetts.

2 Prince (2007)

La final de la Super Bowl de 2007 tuvo como protagonista inesperada a la lluvia, bastante inusual en este día tan especial. Por suerte para la organización, le tocó sufrir este revés a un tipo con más tablas que una mesa de madera. Prince aprovechó las condiciones climatológicas para brindarnos uno de los conciertos más emotivos que se recuerdan. En esa clase magistral del rock que dio Prince destaca su número final, 'Purple Rain', que unido precisamente al diluvio del momento fue una culminación brillante.

1 Michael Jackson (1993)

Se puede entender que haya dudas en quién entra o no en los 7 mejores shows de la Super Bowl, o si en uno merece estar más arriba o abajo. Ahora bien, lo que no admite discusión es que en el número uno de la lista debe estar Michael Jackson. Y no precisamente porque fuera su mejor actuación. De hecho, la de Prince está por encima. Pero si está en el primer lugar es porque marcó un antes y un después en los shows del descanso de la Super Bowl.

Hasta 1989, los eventos del descanso eran un sinfín de canciones populares y mucha gente bailando sobre el césped, pero sin una idea clara ni la atención del público ni de los telespectadores. En 1990 se buscó cambiar la fórmula, ofreciendo todo el show a un único artista o banda que mantuviera enganchado a todos durante cuarto de hora.

Los primeros tres años no dieron con la tecla, hasta que el rey del pop apareció con el touchdown definitivo. Desde su actuación ya nada fue lo mismo, y un simple espectáculo musical pasó a convertirse en un fenómeno globalizado en el que las empresas y los artistas pagan y generan millones de dólares.

Artículos recomendados