Por qué los hombres no superan una ruptura y las mujeres sí Por qué los hombres no superan una ruptura y las mujeres sí

Desmontando clichés: los hombres lo pasan peor que las mujeres cuando la relación se acaba

Siempre se ha creído que las mujeres y pasan un peor trago cuando la relación termina, pero no deja de ser un cliché estereotipado más. Un estudio revela que son los hombres los que peor afrontan una ruptura. ¿A qué se debe?

Por Jordi Edo  |  22 Diciembre 2021

A pesar de que todavía existan muchos estereotipos en la sociedad, el avance social en este aspecto está más que claro. Aquello de que los hombres son rudos, fuertes y sin sentimientos, y las mujeres frágiles y emotivas, ya está superadísimo. Los hombres lloran, las mujeres son fuertes, los hombres se pintan las uñas y las mujeres les rompen el corazón a los hombres.

Más allá de clichés desfasados, existen factores sociológicos y científicos que demuestran que los comportamientos a corto y largo plazo frente a rupturas en hombres y mujeres son distintos y ¿sorprendentes? En realidad no, de hecho tienen toda la lógica del mundo.

Según un estudio conjunto de la Universidad neoyorquina de Binghamton y la londinense University College of London, las mujeres experimentan un mayor dolor inmediatamente después de una ruptura amorosa pero se recuperan emocionalmente antes que los hombres y se vuelven más fuertes. Sin embargo, los hombres tienden a seguir a delante sin haberse recuperado totalmente, lo que les acarrea problemas en el corto-medio plazo.

Los hombres no saben afrontar una ruptura Los hombres no saben afrontar una ruptura, imagen de sustitución
Los hombres no saben afrontar una ruptura Envato Elements

¿Cómo afrontamos las rupturas?

El factor social más importante que va a determinar cómo se va a sobrellevar esa ruptura es la comunicación. Según el estudio, cuando una mujer sufre una ruptura lo más probable es que se lo comunique a uno, dos, tres o todos los amigos/as que haga falta para gestionar el estrés de la mejor forma posible. Buscan ayuda, apoyo, que alguien les explique, les aconseje, o simplemente les acompañe durante este duro momento.

Muchos hombres, sin embargo, no expresan sus emociones verbalmente, no tienen ese trabajo desarrollado y finalmente se guardan esos sentimientos de dolor, culpa o duelo en su interior. O, en caso de hablar del tema, no terminarán desahogándose como les gustaría o como realmente necesitan. Muchos optan por gestionar esa ruptura de forma más solitaria y esto puede traer consecuencias a la larga.

Hay hombres que siguen pensando que si hicieran lo mismo que las mujeres, la sociedad los consideraría vulnerable o débil. Este pensamiento es fruto de una lacra social que han sufrido nuestras generaciones anteriores, a quienes se les ha inculcado que tienen que tragarse su sufrimiento y seguir adelante sin mostrar debilidad. Sin embargo, esa presión social que impide que te centres en tus sentimientos solo alargará el dolor de la ruptura. Hablar te ayuda a descargar todos esos pensamientos que te inquietan, a procesar y solucionar mejor tu estado emocional y a evitar crear un conflicto interior contigo mismo.

Refugiarse en uno mismo puede venir bien, pero a la larga necesitarás apoyo para superar el dolor Refugiarse en uno mismo puede venir bien, pero a la larga necesitarás apoyo para superar el dolor, imagen de sustitución
Refugiarse en uno mismo puede venir bien, pero a la larga necesitarás apoyo para superar el dolor Envato Elements

Científicamente, los hombres sufren más

Según el estudio mencionado anteriormente, ambos experimentarán el mismo sentimiento de pérdida, pero cada uno lo afrontará de una manera distinta. ¿A qué se debe? Las mujeres, gracias a la producción de estrógenos, suelen ser más sensibles, pero entienden y procesan más rápido las pérdidas. En cambio, la testosterona que producen los hombres hace que sus emociones sean más frías e indiferentes. Normalmente, entran en un estado de negación, viven su soltería intentando llenar esos vacíos (empezando otra relación, por ejemplo) y con el paso del tiempo van asimilando su nueva realidad. ¿El problema? La situación se agrava con a medida que se va concienciando de lo que ha sucedido.

Biológicamente, también

También existe un porqué evolutivo explicado por el estudio. Las mujeres suelen ser más exigentes a la hora de elegir una pareja de calidad porque para ellas el encuentro amoroso puede involucrar un embarazo y un cambio tremendo en su cuerpo que los hombres no experimentan.

Por eso, la pérdida de una relación con una pareja de calidad le duele más a una mujer. Pero aunque para el hombre no duela tanto al principio, cuando comprende que debe volver a competir con otros hombres para reemplazar lo que ha perdido, sentirá una pérdida profunda durante un largo período de tiempo. Los hombres tienden a reaccionar ante una ruptura de una manera más autodestructiva, y superarlo puede durar meses y años.

Una ruptura terminará perjudicándote en todos los ámbitos de tu vida si no la tratas como es debido Una ruptura terminará perjudicándote en todos los ámbitos de tu vida si no la tratas como es debido, imagen de sustitución
Una ruptura terminará perjudicándote en todos los ámbitos de tu vida si no la tratas como es debido Envato Elements

Pero, ¿quién se implica más emocionalmente?

¿Los hombres se implican emocionalmente menos que las mujeres en sus relaciones, o es que simplemente están estigmatizados a la hora de hablar de sus sentimientos? Otro estudio realizado por la Universidad de Lancaster demostró que, con el paso del tiempo los hombres terminan hablando mucho más de desamor que las mujeres. También los hombres buscan más ayuda online que las mujeres y ellas acuden a terapia más que ellos. Esto rompe el estereotipo de que los hombres se implican menos emocionalmente en las relaciones de pareja, el problema es que no saben afrontar cuando la relación se rompe.

Todo pasa por algo

Al fin y al cabo, las rupturas ayudan a madurar, aprender y a conocernos mejor. Cuando una relación se acaba es porque algo no va bien. En ocasiones se debe a la relación en sí, a una de las partes o a ambas, o simplemente a las diferencias que abarcan entre ambos. En todo caso, muchas veces las rupturas no son un fracaso sino un éxito. Dejar de estar con la persona inadecuada o en abandonar una experiencia sentimental dolorosa es un signo de inteligencia emocional. El error, sin duda, es mantenerse en la relación.

Lo importante es gestionar la ruptura para que resulte cuanto menos dolorosa. Habla, escribe y medita sobre ello. Haz lo que necesites para digerir y analizar por qué terminó. Pasa tiempo con los amigos y familiares que te apoyan y te cuidan. No te sientas en la obligación de seguir a delante si aún no lo has superado. Cada ruptura es diferente y a cada persona nos cuesta más o menos tiempo superarla. Permítete renunciar a la vida social durante el tiempo que te haga falta y aprovecha el momento para dedicarte a ti mismo.

Artículos recomendados