Racismo a Neymar: ¿se está blanqueando en España?

GTRES

¿Por qué se está tratando el posible caso de racismo a Neymar como "la última excentricidad del brasileño"?

¿Qué ha hecho Neymar para que muchos no se crean que ha recibido insultos racistas? En vez de condenar lo que llevó a Ney a ponerse así, parece que el jugador del PSG es el que sale peor parado de esta situación.

Por Guillermo Galindo  |  14 Septiembre 2020

La tercera jornada de la Ligue 1 francesa tenía como plato fuerte el clásico francés. París Saint Germain y Olympique de Marsella se enfrentaban en el Parque de los Príncipes en un partido que siempre suele ser bronco, pero que esta vez fue directamente violento. Cinco expulsados, manotazos, patadas, escupitajos y tangana final en un tiempo de descuento que será recordado por mucho tiempo y que promete dejar unas secuelas duraderas.

Y no solo por las sanciones, que dejarán en cuadro a ambos conjuntos, principalmente al PSG, que ha empezado la temporada de la peor manera posible. Nos referimos al enfrentamiento entre Neymar y Álvaro González por un supuesto caso de racismo por parte del central español.

La cronología de los hechos en el campo...

Minuto 35. Di María cae al suelo, quejándose de un pisotón por parte de Álvaro. Cuando se levanta, le suelta un escupitajo que, si bien no logra impactar en la cara del defensa del Marsella, parecía ser esa la intención. El VAR no interviene y el juego continúa. Segundos después entra en escena un Neymar muy alterado, acusando a Álvaro de insultos racistas. Repite una y otra vez la misma frase: "Racismo no".

Maikel Delacalle:
Hablamos con Maikel Delacalle sobre 'Me Fascina', el R&B y la versatilidad, la realidad de la calle y sus hobbies.
Desde entonces, y durante la hora de juego que queda todavía por delante, ambos mantienen varios cruces verbales sobre el mismo tema. Neymar le sigue llamando racista, con collejas incluidas, y Álvaro llorón. En el minuto 95 llega la expulsión del '10' del PSG por agresión. Al salir del campo, grita a la cámara: "Porque era un racista. Por eso le pegué".

... y en Twitter

La ducha fría no calmó los ánimos del jugador, que siguió arremetiendo por Twitter con mensajes claros y directos. "Solo me arrepiento de no haberle dado en la cara a ese imbécil", suelta al poco de terminar el encuentro. No se le veía muy dispuesto a pasar página.

En el siguiente tweet explica el porqué de su actitud y desvela el insulto de Álvaro González: Que el VAR haya visto mi 'agresión' es fácil... ahora quiero que capte también la imagen del racista (Álvaro González) llamándome 'mono hijo de puta'. ¡Eso es lo que quiero ver!

Álvaro, al que no dejan hablar desde el club, utiliza la misma red social para negar lo ocurrido, soltar un (discutible) alegato contra el racismo y llamar a Neymar mal perdedor. El delantero, que parece no conciliar el sueño, le contesta a las 3:50 horas de la madrugada y mantiene la acusación: "No eres un hombre para asumir tu error, perder es parte del deporte. Pero insultas y traes racismo a nuestras vidas, y no estoy de acuerdo. ¡Yo no te respeto! ¡No tienes carácter! Asume lo que dices... ¡sé hombre! Racista".

¿Qué fue de los metrosexuales? La moda que la barba enterró
A comienzos del siglo XXI, la metrosexualidad estaba en boca de todos. Ahora nadie habla de ello, ¿por qué?

Lo que se dice en la cancha ahí se queda. No, el racismo no.

¿Por qué se está viendo más perjudicado Neymar que Álvaro?

Salvo que las cámaras encuentren el momento exacto del insulto, este conflicto no terminará en nada al ser la palabra de uno contra la del otro. Bueno, en realidad sí está teniendo consecuencias, pero solo para quien ha recibido supuestamente el comentario racista, no al que lo ha hecho, sobre todo en España. No hace falta ser un detective para ver que algo debió pasar para que Neymar reaccionara así en el campo y en las redes sociales. Y tal y como está la situación con el racismo, inventarse que un rival le llamó "mono hijo de puta" le costaría a Neymar todo el crédito y el respeto entre sus seguidores. Por tanto, si lo hace público es porque tuvo que oírlo. No queda otra.

Sin embargo, la sensación que deja la batalla del Parque de los Príncipes es que Neymar es un niñato, que no sabe perder y que menos mal que no lo fichó el Madrid o el Barça. Y puede que tengan razón en las tres afirmaciones, pero no es el momento de lanzarlas. No cuando ha denunciado algo tan grave que debería ser escuchado y apoyado, no ignorado por el mero hecho de ser Neymar el denunciante y que se trate de una persona más o menos conflictiva.

¿Qué consecuencias tendrá para Neymar y Álvaro toda esta polémica?
¿Qué consecuencias tendrá para Neymar y Álvaro toda esta polémica? GTRES

Hasta ahora, tenemos a Tuchel y Villas-Boas, técnicos de PSG y Marsella, dando mensajes antirracistas prefabricados, y ya. Ese ha sido el apoyo a Neymar. Un mensaje igual de prefabricado que el del propio Álvaro en Twitter, acompañado de una foto suya con todos los jugadores no blancos de la plantilla. El "no soy racista, tengo amigos negros" o "no soy machista, tengo hermanas" elevado a la máxima expresión. Sin embargo, al menos en España, su figura permanece intacta. Patriotismo dañino.

Salvo que una cámara haya seguido minuto a minuto a Neymar sobre el campo para poder captar la secuencia exacta, lo único que sucederá es que al jugador del PSG le caerán entre 4 y 7 partidos, y los que le tienen inquina aumentarán la leyenda de que es una persona inestable que pone excusas y se pica cuando pierde. Por el contrario, Álvaro, si realmente lo dijo (mantenemos la presunción de inocencia a pesar de todo), saldrá impune de un comentario intolerable. Así funciona esto.

Artículos recomendados