Premios Razzie: los antiOscar que celebran lo mejor de lo peor del cine

Razzie Awards

Premios Razzie: los antiOscar del cine, del fenómeno hater al 'guilty pleasure' (y con Donald Trump nominado)

Exactamente un día antes de que Hollywood luzca su mejor sonrisa en su gran noche de gala y que el 'star system' se pavonee ante todo el planeta deslizándose por la 'red carpet' y todo adquiera un filtro de película, los Razzie prometen volver a reubicar los egos y bajarnos a la realidad más mundana de una industria que cuando se apagan los focos es tan ordinaria como la tuya y la mía.

Por Asier Iturrate  |  22 Febrero 2019

El sábado 23 de febrero conoceremos el palmarés de la 39ª edición de los Golden Raspberry Awards, popularmente conocidos como los Razzie (y más popularmente aún, como los antiOscar) y reconocidos como la antesala más pesadillesca y desvergonzada de los Premios de la Academia de Hollywood. Uno de los pocos premios en los que los aplausos no se contagian...

Dicen, comentan, se rumorea que es preferible que hablen de mí, aunque sea mal, pero que hablen. Pues bien, los Razzie vienen a ser la cúspide más desprejuiciada de esta máxima vinculada a Oscar Wilde y reconvertida en frase hecha y eslogan de nuestros días de 'fast-fame'. Es la hora de celebrar lo mejor de lo peor.

Hi, hater

Tras una votación online llevada a cabo por, exactamente, 1.047 miembros de 24 países, y de 50 estados de los EEUU, inscritos virtualmente y con una membresía de pago de 40 dólares al mes, el sábado 23 conoceremos la lista negra de los premios más ¿despreciables e indignos? Los Razzie homenajean los 'flops' del año desde 1981 y comenzaron a gestarse en la perversa mente del crítico, escritor y publicista John J. B. Wilson, cuando este no puedo recuperar el dólar invertido en una nefasta sesión doble de películas disco, 'Xanadú', con Olivia Newton John, y 'Can't Stop The Music', con The Village People.

Aunque este año, la tradicional controversia de los premios Razzie se ha visto opacada por el creciente debate en torno a su hermano mayor: la decisión del tío Oscar de relegar la entrega de algunos premios al bloque de publicidad con el objetivo de acortar la duración de la gala a las tres horas, además de no contar con presentador por primera vez desde 1989 tras la retirada de Kevin Hart por culpa de unos tuits homófobos. Una medida que ha despertado las críticas de nominados de este año, como Yorgos Lanthimos y Alfonso Cuarón, y que finalmente la Academia ha descartado: todas las estatuillas serán entregadas en riguroso directo.

Si ya estabas afilando tus cuchillos y te has quedado con ganas de despotricar, no temas, aún queda película para rato. Critica, juzga, da rienda suelta a tus fobias y odios más maniáticos, y ahora, olvídate de los Oscar. Vamos a centrarnos en los Razzie. La Purga: la gran noche del hater.

Disaster movie

Está el cine de catástrofes, desde 'El coloso en llamas' o 'La aventura del Poseidón' hasta 'Mars Attacks!' o incluso 'Titanic', sin olvidarnos de mencionar a un auténtico sibarita del exquisito arte de cargarse el planeta como es Roland Emmerich, y luego, las películas que cada año acaban siendo nominadas a los Razzie. Eso sí que es una catástrofe, sobre todo el verlas. Este año, el quinteto de la muerte cinéfila, las 'favoritas' son:

  • 'Winchester'
  • 'Gotti'
  • '¿Quién está matando a los moñecos?'
  • 'Robin Hood'
  • 'Holmes & Watson'

The Trump Show

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, debutó en la gran pantalla junto a Bo Derek (ganadora del Razzie a la peor actriz por 'Tarzán, el hombre mono') en el drama con toques eróticos 'Los fantasmas no pueden... hacerlo', dándose vida a sí mismo. Y a la primera, pum, primer Razzie al peor actor de reparto. Solo se libró de repetir victoria como peor nueva estrella porque este galardón fue a parar a manos de Sofia Coppola por su ninguneada aparición en 'El Padrino: parte III'.

Trump ha protagonizado cameos en largometrajes como 'Solo en casa 2', 'Una pandilla de pillos', 'Amor con preaviso' o 'Celebrity', y en series como 'La niñera' o 'El príncipe de Bel-Air'... Desde acompañar a Macaulay Culkin a hacer lo propio con Woody Allen. Su prometedora carrera ha terminado de estallar este año, en el que el presidente de los Estados Unidos repite doble nominación, esta vez en las categorías de peor actor y peor combinación/combo perpetrada en pantalla grande, por llevar a cabo el papel más difícil e imposible, el de sí mismo, en los documentales 'Fahrenheit 11/9' y 'Death of a Nation'.

En la burlona categoría de peor combinación artística, Trump ha sido nominado junto a "su perpetua mezquindad". La doble nominación más sorprendente desde que Will Smith y su hijo Jaden se llevarán este premio x2 a casa gracias a 'After Earth'.

Melania Trump tampoco se ha salvado de ser nominada y compite dentro del grupo de nominadas a la peor actriz de reparto con otra estrella de la política: la consejera presidencial Kellyanne Conway, ambas por el material de archivo utilizado en 'Fahrenheit 11/9'.

Cómo cuidar tu pelo: todo lo que debes (y lo que no debes) hacer para tener el pelo sano
Sigue nuestros consejos y mejora el cuidado de tu pelo. Tener el cabello sano y en buenas condiciones depende ti.
En 2004, George W. Bush tuvo la ocasión de decorar las estanterías de la Casablanca con un premio Razzie al peor actor por el documental 'Fahrenheit 9/11', también de Michael Moore, y en 1982, Ronald Reagan fue reconocido con el Razzie por toda su carrera cinematográfica. Jefes de estado presentes en unos premios cinematográficos que, una vez más, muestran cómo en los Estados Unidos la política y el entretenimiento se entrelazan y confunden hasta que la realidad parece mentira y la ficción acaba materializándose. El 'show business' que Trump tan bien ha sabido captar y maneja.

Eso sí, los Razzie aprovechan cualquier oportunidad que el cine les brinda y apuntan bien alto con sus nominaciones. Porque una nominación a estos premios vale más que mil palabras (o que un tuit incendiario).

Ellas dan el golpe

Tras ser nominada hace 7 años a un Oscar como mejor actriz de reparto por su papel en 'Bridesmaids' (traducida en España como 'La boda de mi mejor amiga') y repetir este año como nominada, esta vez en la categoría de actriz protagonista por '¿Podrás perdonarme algún día?', Melissa McCarthy se perfila como una de las grandes favoritas para alzarse... con el Razzie a peor actriz.

Si McCarthy termina conquistando el Razzie y al día siguiente el Oscar, se estaría repitiendo el anómalo y curioso fenómeno Sandra Bullock: ganadora de ambas distinciones el mismo año. En 2010, la actriz se presentó en el Teatro de Hollywood donde se celebran los Razzie con una carretilla repleta de copias de la película culpable de su antiOscar, 'Loca obsesión', con la intención de repartir los DVDs entre los asistentes y hasta amenazó con leer el guion completo de esta vapuleada comedia romántica. Los críticos aplaudieron con entusiasmo la divertida reacción de la protagonista de 'The Blind Side', cinta por la que ganó el Oscar a la mejor actriz... exactamente al día siguiente.

Sandra Bullock acudió a los Razzie con una carretilla repleta de copias de su película y con el guion, un divertido gesto aplaudido por crítica y público.
Sandra Bullock acudió a los Razzie con una carretilla repleta de copias de su película y con el guion, un divertido gesto aplaudido por crítica y público. GTRES

Halle Berry, la ganadora del Oscar en 2002 por 'Monster's Ball', tampoco se escabulló y asistió a la gala de los Golden Raspberry Awards en 2005, con su Premio de la Academia de Hollywood en la mano, para recoger, con su otra mano, el merecidísimo Razzie por su actuación en 'Catwoman', un error que a punto estuvo de destrozar su carrera: "La película fracasó miserablemente, pero en lugar de hundirme, lo asumí. Entendí que en esta vida es igual de importante saber qué no hacer como saber qué hacer", declaró la actriz. El Razzie como descenso a los infiernos. Tocar fondo (para después levantarse).

Otros intérpretes que combinaron nominación el mismo año en los Oscar y en los Razzie son: Eddie Redmayne, Sylvester Stallone, Rooney Mara, Alec Baldwin, Uma Thurman, Jack Nicholson o Christopher Walken. Sin duda, un polémico y rebatible listado plagado de estrellas.

Cine de culto... y placer culpable

Muchas de las películas golpeadas con un Razzie se han acabado convirtiendo en auténticas películas de culto bajo la etiqueta 'guilty pleasure', y en algunos casos, son más recordadas que algunos títulos bendecidos por el honorable tío Oscar. 'Showgirls', 'Una proposición indecente' o 'Cocktail', por ejemplo, cuentan con una legión de fans y son obras de culto, indispensables y muy celebradas, en clubs de cine y circuitos cinéfilos 'trash', 'undergrounds' y alternativos.

Porque los Razzie son también una auténtica fiesta al descubierto de ese placer que nos da vergüenza reconocer. Un gozo cuya culpa intrínseca puede hacer que incluso lo sintamos más placentero si cabe. Se cae el velo de un placer que antes solo se disfrutaba a escondidas y que ahora se comparte con orgullo. De la inseguridad al postureo apenas hay un paso, o en este caso un Razzie.

Además, a lo largo de la historia de los premios de la Academia de Hollywood apenas se han podido colar un par de continuaciones o sagas cinematográficas entre sus nominados y premiados, como es el caso de las sagas de 'El Padrino', 'Toy Story', 'Mad Max' o 'El señor de los anillos'. Sin embargo, los Razzie han tenido el detalle de crear una categoría exclusiva para rendir cuentas con esta fiebre por la 'secuelitis'. Al contrario que los Oscar, los Golden Raspberry Awards son coherentes y no se olvidan con premeditación y alevosía del infravalorado e infinito universo de las secuelas, precuelas, franquicias, 'spin-offs', remakes, 'reboots' que tantos millones provee a la industria del entretenimiento...

Una redención made in Hollywood

Para no (volver a) pillarse los dedos, o directamente recular, desde 2014 los premios también agachan la cabeza y entregan los premios redentor a aquellos intérpretes que tras sufrir un bache en su carrera han sabido recuperarse y han vuelto a saborear el éxito. Esto es, los Razzie creen en la reinserción.

Un buen ejemplo, la mitad de los hermanos Farrelly, Peter, un triunfador del premio a la redención en la categoría de director: tras ganar el Razzie en 2014 por 'Movie 43', junto con el resto de realizadores que firmaban esta batiburrillo y caída en picado de sketches, este año es el director y coguionista de uno de los 'sleepers' de la temporada y favorita en los Oscar, 'Green Book'. ¿Aceptará Peter el 'mea culpa' de los Razzie?

Un premio redentor que también merecerían maestros como Stanley Kubrick o Ennio Morricone. Y es que los Razzie se atrevieron a nominar a Stanley Kubrick como peor director por 'El Resplandor' o a Ennio Morricone por la BSO de 'La cosa'. De ahí la ¿más que justificada? mala prensa de unos premios a los que no les ha temblado el puso a la hora de incluir en su lista de nominados a Danny DeVito por su pingüino en 'Batman Vuelve' o a Brian de Palma por 'Scarface: El precio del poder', 'Doble cuerpo' y 'Vestida para matar'. Gusten o no, los Razzie siempre serán más, radicalmente, libres que los Oscar.

Esta es la cara que se nos queda al enterarnos de que Stanley Kubrick estuvo nominado al Razzie a peor director por 'El Resplandor'.
Esta es la cara que se nos queda al enterarnos de que Stanley Kubrick estuvo nominado al Razzie a peor director por 'El Resplandor'. Warner Bros

Y aunque estos premios sepan pedir perdón, a su manera, hay intérpretes que ni implorándolo alcanzarán la misericordia de los Golden Raspberry Awards. Tal es el tremendo caso de Adam Sandler, una leyenda de los premios que ostenta el título de doble ganador al peor actor y actriz en los Razzie 2011 por 'Jack & Jill'.

Razzie vs. Oscar

Sin miedo a salirse del 'timing' de la escaleta porque los ganadores se excedan en sus agradecimientos y 'speeches', los Razzie precederán a la noche más esperada de la industria del cine en un gala que seguro presenta carcajadas más sueltas y más caras de sorpresa que la de los Oscar.

En el caso de que los vencedores-perdedores quieran deshacerse de su premio para borrar de sus mentes la noche en la que ganaron un Razzie, siempre podrán revender la frambuesa de plástico rociada con pintura en aerosol dorada y de un valor nominal de $4.89 . De hacerlo, acabarían ganando más dinero con esta reventa que (habiendo ganado) y revendido un premio Oscar, una estatuilla de britannium y bañada en oro de 24 kilates, pero con un valor de venta de $1 desde que en 2015 se estableciera este valor simbólico para evitar que las estatuillas ingresen al mercado de subastas y, así, se devalúe su valor simbólico.

Por último, para los cinéfagos más puristas, aquellos cinemaníaticos que acusan a los Razzie de no ser más que un mal chiste, unos premios ofensivos o incluso la peste del séptimo arte, nos despedimos con un 'The End' de película y 'not made in Hollywood', precisamente: aquí algunos extractos de la carta abierta que con mucho humor los Razzie dedican al venerado tío Oscar y un video In Memoriam como epílogo que sí se atreve a poner nombres a los que hacen verdadero daño a la industria del séptimo arte.

Querida Academia:

Los Razzie no siempre lo hacen bien... Estamos llamados a eso. Normalmente lo ignoramos porque, bueno, ¿quién se toma en serio los Razzie? En serio, no somos los Oscar.

Los Razzie invitan a los desilusionados a humillarse y a ser dueños de sus males. Ese es nuestro trabajo.

Un consejo para nuestro hermano calvo más distinguido: tú eres nuestra inspiración, no nos dejes ahora. Los Razzies son codependientes del Oscar. Si eres devaluado, nosotros también.

IN MEMORIAM. No os vamos a echar de menos.

And the Razzie goes to...

Artículos recomendados