Mujeres que siguen rompiendo las barreras de los 'mundos de hombres' en 2018

Facebook/Ana Carrasco

La fuerza de las mujeres arrasa contra los tópicos

Rose McGowan, Ana Carrasco, Ana Penyas... la lucha por la igualdad de género no ha hecho más que empezar y en 2018 siguen irrumpiendo en escena nuevas heroínas. En MENzig hemos seleccionado algunos de los mayores 'zascas' al machismo que varias mujeres han dado desde escenarios tradicionalmente 'de hombres'.

Por Dani Plaza  |  26 Noviembre 2018

La desigualdad de género sigue siendo una de las mayores lacras de la sociedad contemporánea. El camino que millones de mujeres emprendieron el siglo pasado alzando la voz por sus derechos es de largo recorrido y de lento avance. El fin definitivo de las estructuras patriarcales en entornos como el laboral, el familiar o el político no es una tarea sencilla, pero el objetivo nunca podría haberse concebido como posible si las señales de alarma no se hubieran encendido. Sin pausa, la brecha debe recortarse hasta que las fuerzas entre personas se igualen con independencia de su sexo.

La lucha permanece en pleno 2018. En la actualidad sigue siendo noticia que una mujer sea "la primera" en imponerse a hombres. Ellas son las verdaderas heroínas del siglo XXI, las que luchan para que los reconocimientos se den por los logros y no por el nombre, para que algún día puedan valorarse los actos sin detenerse a mirar el DNI de su autor o autora.

¿Por qué una mujer no puede hacer igual o mejor su trabajo que sus homólogos masculinos? ¿A cuento de qué hay 'mundos de hombres' y 'mundos de mujeres'? En MENzig queremos poner en valor algunas de las hazañas de aquellas luchadoras que han roto los guiones prestablecidos, han cerrado la boca al machismo y por ello se han convertido en referentes del feminismo actual.

Rose McGowan y el triunfo del #MeToo

La Academia de Hollywood en los últimos meses ha sido más noticia por los numerosos casos de acoso que la han rodeado que por las producciones cinematográficas. El movimiento feminista que se ha alzado contra los abusos encubiertos durante décadas ha estado encabezado por varias actrices que han destapado uno tras otro a afamados depredadores sexuales, cambiando con ello la historia que habían escrito.

El más sonado de ellos fue el del director Harvey Weinstein, que se enfrenta con la reputación por los suelos a cuantiosas denuncias por estos casos acumulados en los últimos años. Una de las pioneras en sacar a la luz estas desvergüenzas nacidas del abuso de poder fue la actriz Rose McGowan, que relató cómo Weinstein la violó cuando era su jefe y animó a que todas aquellas mujeres que hubieran pasado por situaciones similares se atrevieran a contarlo sin miedo.

La marihuana, de droga ilegal a oportunidad de negocio para las grandes empresas
Con la progresiva legalización de la marihuana, las grandes empresas empiezan a fijarse en este producto para aumentar sus ganancias.
El movimiento generado de denuncia y apoyo a las víctimas, el #MeToo, se ha expandido como la espuma por todo el planeta. Aplaudido desde todos los rincones, se ha visto incluso galardonado en la figura de Rose McGowan, que fue nombrada 'Premio Inspiración del Hombre del Año 2018' por la revista GQ (destinada al público masculino) por su valentía. A través de su cuenta de Instagram, la propia McGowan expresó su sentimiento de éxtasis al conocer la noticia y se congratuló del progreso que se está viendo en materia de igualdad.

Ver esta publicación en Instagram

GQ is awarding me with the Man of the Year Inspiration Award. Pretty f*cking cool considering no women's magazines or organizations have stepped up. Here's to progress, yours and mine xx #RoseArmy #GQ

Una publicación compartida de Rose McGowan (@rosemcgowan) el

Rachel Morrison: cuando una nominación ya es una victoria

Desde hace tiempo, los Oscar se han puesto en cuestión por varias razones. Y es que ha llamado la atención que en el país productor de cine por antonomasia, Estados Unidos, la mayoría de las estatuillas doradas hayan caído en manos de hombres blancos, teniendo en cuenta además la heterogeneidad de la ciudadanía del país. Es más, las primeras que pusieron el grito en el cielo ante esta diferencia social de trato fueron las comunidades afroamericanas, que pusieron bajo la lupa la falta de pluralidad en estas ceremonias no solo en cuanto a los premios concedidos, sino incluso en las nominaciones.

También está muy atrás el papel de la mujer en cuanto a los reconocimientos en los que compiten simultáneamente con los varones. Una de estas coyunturas ha podido apreciarse en el terreno de los Oscar a la Mejor Fotografía, donde hasta este 2018 todos y cada uno de los nominados habían coincidido en el hecho de que eran hombres.

Rachel Morrison fue quien rompió la dichosa tónica con su nominación por su trabajo en el largometraje de Netflix 'Mudbound'. Aun sin ganar, Morrison ya ha conseguido el primer triunfo de las mujeres en un mapa de la fotografía en el que eran invisibles hasta entonces.

Ver esta publicación en Instagram

Film, Sweet Film. #mudbound #cameratests #anamorphic16mm #arrisr3 #panavised #filmvsdigital #prayforfilm

Una publicación compartida de Rachel Morrison, ASC. (@rmorrison) el

El talismán de Croacia es 'Tía Iva'

La ropa navideña más ingeniosa y divertida
La Navidad es una época para arriesgar y vestir algunas prendas cuyos elementos vayan más allá del clásico estampado de Santa Claus.
¿Por qué en el fútbol se da por hecho que un conjunto masculino tiene que estar dirigido por un hombre y, sin embargo, la mayoría de técnicos de equipos femeninos también lo son? Pocos clubes se han atrevido a dar el paso e introducir en su organigrama figuras femeninas que, por conocimientos o valía, pueden desempeñar funciones desde el banquillo.

Por ejemplo, la Liga Iberdrola (Primera División femenina en España) cuenta con 16 participantes, de los cuales solamente dos están dirigidos por mujeres (María Pry en el Betis e Irene Ferreras en el Rayo Vallecano). Y mucho más sangrante es el caso del fútbol masculino, donde todavía ninguna entrenadora ha tomado las riendas de un equipo profesional en las primeras ligas.

En los tiempos que corren resultaría muy extraño ver a una mujer en el banquillo de los mayores acontecimientos futbolísticos, si no fuera porque ese hecho ya se ha producido en 2018. La croata Iva Olivari ha resquebrajado las barreras de un escenario tan plagado de testosterona como es el futbolero. La extenista empezó en 2012 a ejercer labores de jefa de equipo en el combinado nacional de Croacia en lo relativo a responsabilidades de comunicación institucional con la FIFA y organización de los viajes del equipo, y desde entonces su intervención ha ido en progresivo aumento.

Ver esta publicación en Instagram

#bestofthebest #ourcaptain #našponos #nemaboljeg @lukamodric10 kud ćeš sa svim nagradama ????????????????

Una publicación compartida de Iva Olivari (@iva_oli) el

El pasado mes de junio, Olivari ejerció de asistente del cuerpo técnico de la Selección Croata y pasó así a ser la primera mujer presente en el banco de un Mundial de Fútbol masculino. Y 'Tía Iva', así es como la conoce cariñosamente la plantilla, lo hizo con un éxito rotundo guiando a los balcánicos hasta el subcampeonato mundial y a la primera final de su historia.

Ana Penyas dibuja un nuevo capítulo en la historia

El patriarcado en los galardones nacionales tampoco ha sido una excepción. En España, todavía estamos tomando ejemplo y rompiendo vetos en distintos apartados. De 2018 rescatamos el reconocimiento a Ana Penyas en el Premio Nacional de Cómic que otorga el Ministerio de Cultura por haber abierto la veda de "primera mujer que..." con una obra que además rescata la vida de sus abuelas.

'Estamos todas bien' es la obra con la que Ana Penyas ha roto la hegemonía masculina en el Premio Nacional de Cómic.
'Estamos todas bien' es la obra con la que Ana Penyas ha roto la hegemonía masculina en el Premio Nacional de Cómic. Ana Penyas

'Estamos todas bien' es la novela gráfica que la ha catapultado al éxito, una victoria doblemente femenina. En primer lugar, por la ruptura de la tendencia que supone ver a una ilustradora como Ana Penyas siendo condecorada en la duodécima edición después de todo un elenco masculino. Y segundo, por el mérito añadido de haber puesto en primera plana a dos superheroínas de la vida real: sus abuelas; ellas son las protagonistas de una obra con dosis de memoria histórica de la etapa de la Guerra Civil y la posguerra con base en sus propias anécdotas.

Ana Carrasco, un zasca sobre ruedas

El mundo del motor ha estado destinado al público masculino desde sus orígenes, formando un entramado que hasta hace relativamente poco había sido aceptado sin tener en cuenta algo tan obvio como era el machismo imperante. Antes de entrar a valorar el aspecto competitivo, en el que siempre se ha mirado a las mujeres por encima del hombro, el debate sobre el sexismo tuvo su auge a principios de año. Por aquel entonces fue cuando la Fórmula 1 decidió dejar de utilizar a las exuberantes azafatas de parrilla como reclamo, mientras que el motociclismo optó por el camino tradicional originando una doble corriente de pensamiento sobre la función femenina.

Si ya entramos al tema deportivo, el 2018 en el motociclismo tiene que ser recordado como el año del mayor golpe al machismo de la mano, además, de una murciana. Es extremadamente complicado ver a una mujer asomando la cabeza en el mundillo y más aún es que tire abajo todos los obstáculos que se le presenten, pero Ana Carrasco lo ha conseguido.

Ya el curso pasado hizo historia ganando por primera vez una carrera de motos en el Mundial de Superbikes, pero la española no ha encontrado su techo. Esta temporada, con 21 años y con todavía una larga trayectoria profesional por delante, Carrasco ha adelantado por la derecha a todos los hombres que se han interpuesto en su camino para coronarse campeona del Mundial de Supersport300.

Adiós a los tópicos sobre la conducción femenina. Despidámonos de los pensamientos añejos que no ven con buenos ojos a las mujeres que se enfundan un mono y un casco. Demos la bienvenida a las pilotos que tienen mucho espectáculo que ofrecer. Y de paso, a las mujeres que están consiguiendo quitar la dichosa coletilla 'de hombres' a trabajos específicos.

Lo más leído