Mudanza en pocos días: trucos y consejos para llevar mejor esta situación

Shutterstock

La odisea de la mudanza exprés: trucos y consejos para mudarse en pocos días

Ya sea por trabajo o por haber encontrado una oportunidad única, puede te encuentres ante una oportunidad de oro para mudarte. Eso sí, tienes que hacerlo ya, porque así funciona esto. ¿Qué debes hacer?

Por Celia Varona  |  31 Enero 2020

Cuando nos llaman para empezar a trabajar "ya" en X sitio y este no está precisamente cerca de nuestra casa, lo primero que pensamos es "imposible". Y es que la situación se nos antoja más que inverosímil. No seré yo quién venga a alegrarnos la vida con mensajes Mr. Wonderful de "impossible is nothing", pero sí que es verdad que, en muchos casos, podremos solventar con más o menos éxito la situación. Me explico: al final, depende muchísimo el tipo de trabajo, los kilómetros de distancia (no es lo mismo mudarte a otro país en 3 días que a 200 km) y la disponibilidad de todo tu entorno.

Porque sabemos que es una situación que a priori nos rompe el cerebro y que muchos jóvenes vivimos, traemos una serie de tips, consejos o trucos para intentar que la mudanza exprés sea lo más fácil posible. Y, antes de empezar, hacemos un adelanto: calma. Me pongo en situación: Suena el móvil. "Somos de la empresa X y tienes que incorporarte en 5 días". Y claro, nosotros, deseosos de tener un trabajo fijo (aunque sea por medio año), no podemos negarnos. "Sí, perfecto, allí estaré". Y cuelgas. Y te quedas en shock porque, evidentemente, tienes que hacer mil cosas y en tres o cinco días, no da tiempo.

Hacer una mudanza exprés puede ser una tortura... si no sigues nuestros pasos.
Hacer una mudanza exprés puede ser una tortura... si no sigues nuestros pasos. Shutterstock

Es un ejemplo, pero también puedes estar en otras situaciones, como un chollo que ha aparecido en el centro de la ciudad y que tienes que coger antes de que se te adelanten. Las mudanzas exprés surgen por mil motivos, y todas son igual de estresantes. Por eso, volviendo al primer supuesto, nuestra primera recomendación es que te tomes unos minutos de evasión para centrarte y desestresarte: meditar funciona bien para asimilar lo que acaba de ocurrir, o irte a correr para descargar adrenalina. Hecho esto, pasamos a la lista de los consejos para una mudanza exprés. Apúntalo todo, para no dejarte nada. La lista no tiene que agobiarnos, sino darnos otra perspectiva de lo que hay que hacer para ir resolviendo todo poco a poco.

1 No dediques el 100% de tu tiempo a eso

Es verdad que estamos estresados y que parece el fin del mundo, pero dedicar 24 horas al día a darle vueltas a lo mismo no nos va a venir bien. Por eso, es recomendable que establezcamos un tiempo al día para dedicarnos a buscar piso (si tu caso es el del chollazo en el centro, eso que te ahorras), comprar cosas, mirar trayectos... etc. Aunque es muy difícil no pensar en eso, tampoco es justo pasar los últimos días en tu casa agobiado y sin disfrutar. Y ya ni hablamos de la noche, que es donde todo se engrandece. Dormir y descansar es obligatorio para mantener un buen estado de ánimo, así que, por favor, si tenemos que dedicar 7 horas al día a mirar cosas, hagámoslo, pero fuera de ese margen de tiempo, evadámonos.

2 No tengas miedo a equivocarte

Quiero decir, tampoco podemos pedirle peras al olmo. Y es que, si tenemos que mudarnos en 3 o 5 días, todo bien no puede salir. Por eso, tenemos que permitirnos equivocarnos. El clásico "jo, pagué la fianza de este piso pero tras 2 semanas aquí no me convence". No hay nada que no se pueda solucionar y, aunque nos fastidie perder una fianza, es algo a lo que tenemos que arriesgarnos. Mejor eso que vivir amargados. Pero claro, por esta misma razón, también tenemos que ser precavidos

3 Vuelta a las listas: apunta todo

Semana del Arte de Madrid 2020 y ARCO 2020: qué no te puedes perder
La Semana del Arte de Madrid y ARCO 2020 abren sus puertas: te contamos lo más importante, las joyas que se esconden entre tanta oferta artística y cultural.
Y aquí pongo un ejemplo: llamamos al piso ideal que hemos encontrado. Es barato, cerca del lugar de trabajo y poco ruidoso. Y no nos lo cogen. No guardamos el número y, al día siguiente, tenemos cincuenta caseros que nos llaman y no sabemos exactamente de qué piso son. El ir apuntado cada paso que damos, aunque pudiera parecer una pérdida de tiempo, nos ayudará a tenerlo todo más o menos controlado y a cometer menos errores. Los recorridos, líneas de transporte público, supermercados... Anotar todo puede hacernos la vida mucho más fácil.

Evidentemente, apunta también lo que hay en las cajas. Te quitará de problemas posteriores.
Evidentemente, apunta también lo que hay en las cajas. Te quitará de problemas posteriores. Shutterstock

4 Llevar solo lo indispensable

No es lo mismo, repetimos, irse a un barrio cercano que a una ciudad a solo unos cientos de kilómetros, ni esto último tiene nada que ver con irse a otro país. A la hora de elegir qué tenemos que llevarnos de primera mano, hay que ser realistas. Y es que, por mucho que nos pueda doler, ya imprimiremos fotos allí y ya decoraremos posteriormente la habitación. De momento, al grano. Ropa formal, ordenador y poco más si tenemos poco espacio en la maleta, en caso de mudanzas a lugares lejanos.

Porque, en este caso, pronto encontraremos opciones: cajas y envíos nacionales internacionales, más maletas si volvemos los fines de semana... Una mudanza no se hace en un viaje. Necesitaremos tiempo, comprar cosas (ojo aquí con el derroche desmesurado) y adaptarnos poco a poco.

5 Tómate tu tiempo para adaptarte

Y por fin, después de esos días de infierno, llegamos a nuestra habitación o a nuestro piso. Y, aunque al día siguiente hay que trabajar, aún nos quedan unas pocas horas. Podemos relajarnos, descubrir la ciudad (si la mudanza es a otra ciudad)... y hacer cosas para sentirnos más cómodos. Y es que es indispensable que tu habitación sea un lugar cómodo, atractivo para ti y que te traiga buenos recuerdos. Por eso es necesario decorarlo, aunque no sea en el primer momento. Ir haciéndonos al espacio y a las dinámicas de nuestro nuevo contexto nos llevará tiempo, así que paciencia con nosotros mismos. Establecer una nueva rutina acorde a tu nuevo hogar puede ayudarnos a acostumbrar nuestro cuerpo y mente al nuevo ritmo.

Y vosotros, ¿habéis tenido alguna vez una mudanza exprés? ¿Cómo reaccionasteis?

Artículos recomendados