Microsoft es la empresa con los términos y condiciones más largos Microsoft es la empresa con los términos y condiciones más largos

Unsplash

Si quieres leer todos los términos y condiciones de Microsoft, deberás dedicarle una hora: ¿qué sucede con el resto de empresas importantes?

Los términos y condiciones de Microsoft, Spotify y TikTok son los más largos: leerlos al completo te llevará al menos media hora. Y nosotros, mientras, aceptando al segundo sin saber qué esconde las más de 7.000 palabras del contrato.

Por Jon Irisarri  |  31 Enero 2022

La burocracia es algo que acompaña nuestras vidas con el fin de hacerlas más seguras y administradas, pero por el camino se pierde todo lo pragmático. Internet no solucionó estos problemas, sino todo lo contrario: nos obligó a dar más nuestro consentimiento que nunca a decenas de empresas para acceder a nuestros datos en los famosos términos y condiciones de servicio o uso. Y, como el ser humano es vago por naturaleza, sobre todo cuando tiene que enfrentarse a algo que no entiende, hemos dado por bueno el hecho de aceptarlos siempre de primeras, sin leernos siquiera la primera frase. Y de esta manera, entre una gran cantidad de aportaciones que no llevan al consumidor a ningún lado, se aceptan todas las condiciones sin ningún tipo de reparo.

Actualmente, no puede descargarte ni usar nada en Internet sin haber atendido previamente los términos y servicios o las condiciones de uso. Eso sí, las propias empresas hacen todo lo posible para que no entres a leerlos. Parece que solo se busca que el usuario acepte, sin importar todo lo que hay escrito detrás. En definitiva, el de los términos y servicios es, sin duda, el contrato que más veces se ha aceptado sin ser leído por la sociedad.

¿De verdad es tan largo y tedioso leer las condiciones de uso o los términos de servicio de las plataformas? Pues en realidad sí, o al menos así lo han montado. Un gráfico de Datatistic, basado en la creación 'I Agree' del diseñador Dima Yarovinsky, ha expuesto esta problemática. En él, se muestra un curioso ranking: el de las empresas con los acuerdos de términos y condiciones más largos. En la cúspide se encuentra Microsoft, con el que deberás invertir más de una hora para leer el documento completo. El podio lo completan otras apps tan comunes como Spotify o TikTok, cuyas condiciones de servicio tardan 35 y 31 minutos en leerse, respectivamente. Esto, en una sociedad que no espera a nadie, es algo impensable, y resulta hasta lógico que los usuarios acepten sin leer nada para poder empezar a usar algo sin interferencias.

En el gráfico realizado por Datatistic se puede observar lo extenso que puede llegar a ser un documento de términos y servicios En el gráfico realizado por Datatistic se puede observar lo extenso que puede llegar a ser un documento de términos y servicios, imagen de sustitución
En el gráfico realizado por Datatistic se puede observar lo extenso que puede llegar a ser un documento de términos y servicios Datatistic

Además del mencionado caso de Microsoft, TikTok o Spotify, otras empresas como Apple y otras aplicaciones como Tinder o Twitter rondan los 25 o 30 minutos de lectura de sus términos. Con documentos tan extensos, que no bajan de las 6.000 palabras, es inviable que los usuarios lean atentamente lo que se dicta en el contrato. Bajando en la lista nos encontramos con YouTube, Netflix o Instagram, aplicaciones o plataformas muy utilizadas por la sociedad, cuyos términos y condiciones se leen en 10 minutos. Sigue siendo mucho pero es más asumible, aunque no es lo que más apetezca hacer mientras estás en el metro.

El dato más destacado y que resume a la perfección el artículo lo aporta Datatistic en la gráfica: un usuario medio deberá dedicar un total de 250 horas si quiere leer todos los términos y condiciones que terminará aceptando en Internet, es decir, más de 10 días.

Los términos y servicios tienen una relevancia mucho mayor de la que creemos, y esa idea debería desaparecer de nuestra mente. Los términos y servicios tienen una relevancia mucho mayor de la que creemos, y esa idea debería desaparecer de nuestra mente., imagen de sustitución
Los términos y servicios tienen una relevancia mucho mayor de la que creemos, y esa idea debería desaparecer de nuestra mente. Unsplash

Siguiendo con las comparaciones que hace Datatistic, no tiene sentido que tarde lo mismo en leerse la declaración de derechos de Estados Unidos que los términos y servicios de Spotify, o que el código de Hammurabi solo tenga 100 palabras más que las condiciones de uso de Tinder.

¿Hacer los términos y condiciones de servicio tan largos es una estrategia?

Pero vamos a ver, ¿por qué hacen tan largos estos acuerdos? Como comentábamos antes, puede que todo tenga que ver con una estrategia empresarial. En la sociedad actual, la información se ha convertido en una de las armas más poderosas, y todo lo que Internet sabe de nosotros condiciona los logaritmos que nos ofrecen uno u otro producto. Esa información sobre nuestros gustos, perfiles e intereses es oro para todas las empresas del mundo.

Es una de las razones más obvias por las cuales a las empresas les interesa que concedamos el permiso de las condiciones de uso de cualquier aplicación. Cuanto más aceptemos sin mirar, más fácil será colarnos que van a hacer uso de nuestra información personal. Por lo tanto, más que pedir a las empresas que realicen autocrítica, quizás debamos reflexionar de si están haciendo precisamente lo que buscan, y que somos los consumidores quienes deberíamos buscar una forma de saber lo importante de cada término de servicios sin pasar horas leyéndolos.

Artículos recomendados