¿Hay machismo en el 'Merlos Gate'?

Mediaset

Cómo el Merlos Gate nos puede dar una lección sobre el machismo

Por primera vez en un culebrón nacional de este tipo, no se está culpabilizando a la mujer y permitiendo que el hombre se salga de rositas: ¿El cambio de mentalidad ya está instaurado en la sociedad o es una casualidad?

Por Guillermo Galindo  |  28 Abril 2020

No se habla de otra cosa. El 'Merlos Gate' se ha convertido en el nuevo debate nacional en un país que necesitaba algo con lo que entretenerse para afrontar la recta final del confinamiento de la mejor manera posible. Y la verdad es que la trama entre Alfonso Merlos y Marta López tiene mejor argumento que muchas películas de Hollywood: infidelidades, traiciones, sorpresas, secretos de estado, ataques políticos y teorías conspirativas forman un cóctel explosivo fabricado por 'Sálvame' con maestría a raíz de un suceso tan criticable como habitual en la sociedad: poner los cuernos a tu pareja.

Lo que no es tan común, sin embargo, es la manera de tratar este asunto. De hecho, el 'Merlos Gate' podría sentar un precedente necesario y obligatorio en pleno 2020: estamos ante el primer lío de faldas que no se trata desde una perspectiva (del todo) machista. Y no hablamos de Twitter, donde el bando más feminista siempre nos ha ofrecido una versión morada de cualquier tema. Nos referimos al emisor directo, a Mediaset y los programas que se han hecho eco de este show, que son los que al final rigen la opinión de los espectadores.

Entrar ahora en postulados propios de una asignatura de Teoría de la Información nos llevaría mucho tiempo, así que centrémonos en la idea principal: la televisión ha sido desde mediados de siglo pasado una herramienta fundamental a la hora de crear una opinión en la ciudadanía, una opinión muchas veces alterada por multitud de intereses. El mensaje que le llega a la población desde el principal medio comunicativo marcará su tendencia, e incluso su ideología, por eso es una pieza clave en una sociedad.

Esos mensajes, ya sean puramente informativos o de entretenimiento, modelan la sociedad, y sirven también para comprobar si existe una evolución en ella. Las Mamachicho de los 90 serían impensables hoy en día, así como el trato a la violencia machista actual en TV no tendría cabida en la televisión de entonces. La sociedad, aunque parezca muchas veces que retrocede, en realidad avanza, y obliga a modificar el mensaje. Volviendo al 'Merlos Gate', esta misma situación hace unos años se hubiera decantado con una 'pelea de gatas' entre Marta López y Alexia, con Alfonso Merlos saliendo de rositas o convertido en un don Juan al que hacer un monumento.

5 planes para el Halloween del coronavirus en casa
¿Qué puedes hacer en casa la noche de Halloween? Desde ver el concierto de J Balvin en Fortnite a participar en un escape room de terror.
Aunque el enfrentamiento entre Marta López y Alexia es probable que termine produciéndose (al principio del artículo habíamos dicho que el machismo no se había erradicado del todo), a Alfonso Merlos, parafraseando al gran Luis Aragonés, "le han dado hostias de todos los colores" estos días en los programas. Pero en este caso no puede levantar la mano y esperar a que salga un compañero, le toca afrontar esto a él solo.

Críticas por saltarse el confinamiento (porque aunque él no se haya movido de su casa, se lo ha saltado igualmente), por hacerse acopio de unos valores tradicionales que se salta a la ligera y, en general, por ser el malo de la película y el culpable de la situación. La propia Marta López, la víctima de todo este embrollo, aclaró en sus primeras apariciones que la culpa no era de la chica que salía en el famoso vídeo, sino solo de él. Una actitud la suya y la del resto de compañeros que quizás pase desapercibida durante el 'Merlos Gate', pero que podría poner la semilla hacia un mayor feminismo en uno de los estamentos elementales, nos guste o no, de la sociedad española: 'Sálvame' y la prensa del corazón. Y una vez brote la semilla, será muy complicado erradicarla.

¿Causalidad o casualidad?

Pero antes de lanzar las campanas al vuelo y convertir a Jorge Javier Vázquez y a Marta López en Frida Kahlo y Simone de Beauvoir, debemos hacernos una pregunta que marcará el camino y que hará que este artículo tenga sentido o fecha de caducidad en un futuro cercano: ¿esto ha sido una causalidad o una casualidad? ¿el culpar a Merlos es fruto de un cambio en la mentalidad machista o se debe a que es la ocasión perfecta para atizarle?

No cabe duda de que un tipo como Alfonso Merlos, con contactos con la asociación Hazte Oír y miembro de un club 'selecto', por llamarlo de alguna forma, de periodistas constitucionalistas de extremo centro, tiene muchos enemigos. Y que otras integrantes del club, como Ana Rosa Quintana y Cristina Seguí, hayan salido en su defensa, no ayuda. En ocasiones, no hay nada como un escándalo amoroso para hundir a alguien (y si no, que se lo pregunten a Julián Muñoz), y no habrá una oportunidad igual para terminar de desacreditarle por completo, habrán pensado muchos, incluidos periodistas.

Pubalgia: qué es, síntomas, ejercicios y prevención
Te contamos cómo se produce la pubalgia, una de las lesiones más temidas entre los deportistas: causas, prevención y tratamiento.

Si esto sirve para que, a partir de ahora, en todo triángulo amoroso televisado no se termine culpando por decreto a las mujeres (que también pueden tener la culpa, ojo, que ya me veo venir algunos comentarios), y ayude a que unos cuantos espectadores cambien la mentalidad, bienvenido sea. Si es solo una venganza contra Merlos, no habremos aprendido nada. Ojalá el tratamiento del 'Merlos Gate' sea una causa de una sociedad cada vez menos machista, y no una casualidad por el personaje que protagoniza el culebrón. Saldremos de dudas con el siguiente.

Artículos recomendados