Marcelo en el XI FIFpro y por qué estos premios son un cachondeo

GTRES

Marcelo, en el once ideal de la temporada en los premios The Best: ¿en qué momento estos premios se convirtieron en un cachondeo?

¿Los que votan en los premios individuales de fútbol han visto algún partido de la temporada? Es una pregunta que solemos hacernos todos cuando vemos que, año tras año, jugadores se cuelan entre la lista de los mejores tan solo por su nombre o caché. Hasta hace poco eran Iniesta o Thiago Silva, ahora le toca a Marcelo.

Por Guillermo Galindo  |  23 Septiembre 2019

¿Para qué sirven los premios individuales en un deporte colectivo como el fútbol? Sin esa intervención del portero, sin ese corte de la defensa, sin ese pase filtrado del centrocampista y sin ese gol del delantero el equipo no cosecharía los éxitos. Es evidente, no obstante, que hay jugadores que sobresalen sobre el resto, cuya incidencia es todavía más fundamental a la hora de conseguir un triunfo tras otro. Es ahí donde tienen sentido estos premios, para premiar a esos pocos jugadores que se convierten en estandarte del club.

El problema es que, cada año que pasa, los premios individuales están más denostados y denigrados en el mundo del fútbol. Y, sinceramente, con todo merecimiento. Porque, en muchas ocasiones, no se premia lo puramente deportivo. Y si en un premio deportivo no se valora esta faceta, ¿entonces para qué sirve?

Pongámonos en contexto. Marcelo está en el FIFA FIFPro World11, el mejor once de la temporada, que sale a la luz en la Gala The Best de la FIFA. Cerramos el contexto. Principalmente, porque no hace falta decir nada más. Nadie duda de la capacidad del lateral madridista, ni de su importancia en una de las etapas más gloriosas del conjunto blanco (que ya es decir), pero estamos hablando de los méritos y logros realizados entre el 16 de julio de 2018 y el 19 de julio de 2019, según las bases del premio. Y, ¿cuántos partidos medianamente decentes ha realizado el brasileño en ese espacio de tiempo? Apenas podríamos contarlos con los dedos de las manos.

Marcelo no merece estar en el once ideal. No hay más.
Marcelo no merece estar en el once ideal. No hay más. GTRES

No es cuestión de colores, es cuestión de no desprestigiar todavía más unos premios ya de por sí devaluados últimamente. Hasta hace poco, Iniesta, Thiago Silva y Dani Alves eran fijos en este once, a pesar de que los tres estaban muy lejos del nivel que habían mostrado años atrás. Pero el marketing, o vaya usted a saber qué intereses, los colocaban ahí temporada tras temporada, sin importar lo que hicieran sobre el césped. Tal y como sucede ahora con Marcelo, Modric o si me apuras Sergio Ramos, tres jugadores que han realizado una temporada 18/19 nefasta.

Para más inri, el mejor once mundial de los premios The Best se elige a través de una votación entre los 23.000 jugadores profesionales afiliados al sindicato de futbolistas de FIFPro. Vamos, que no es que lo voten los aficionados y haya mucho madridista (o culé, o parisino, o lo que sea). Es que son los propios profesionales los que se encargan de organizar el once, lo que todavía agudiza más este problema. Porque, o bien lo hacen por camaradería y amiguísimo, o bien no le dedican un solo minuto a la votación y toman las decisiones por defecto, o bien no ven fútbol durante el año. Y no sabemos qué opción es peor.

Al menos Virgil van Dijk se va a hacer con el premio The Best... Algo es algo.
Al menos Virgil van Dijk se va a hacer con el premio The Best... Algo es algo. GTRES

Los mejores disfraces de Halloween según tus gustos
Para amantes del cine o las series, baratos, mainstream, originales... Los mejores disfraces de Halloween según tus gustos, personalidad y presupuesto.
Deberían andarse con más ojo y prestar más atención, porque el resultado sí influye en la repercusión y popularidad de estos premios. Y no hay un solo aficionado de cualquier club que considere justo premiar a Marcelo por la 18/19. Es lo que tiene ver los partidos.

No estamos seguros de si la solución pasa por una votación de los aficionados, o por que sean los periodistas quienes se mojen (algo que ha traído muchas críticas también en el Balón de Oro), pero lo único cierto es que nadie cree ya en estos premios. Solo sirven para aumentar el ego de quienes lo consiguen y para que sus aficionados, siempre y cuando el equipo marche bien, se alegren y le manden emojis en Twitter o Instagram a la estrella. Pero poco más. Lo importante del fútbol se disputa en el terreno de juego y con pantalón corto, no en un auditorio de Milán con traje.

Artículos recomendados