Jóvenes y medio ambiente: la relación que puede cambiarlo todo

GTRES

De cómo el medio ambiente se ha convertido en el principal objetivo de los jóvenes

Los jóvenes están hartos de la política tradicional, que no ha hecho nada por salvar el planeta en el que vivimos, y se han lanzado a la calle en los últimos tiempos para presionar y poner freno al cambio climático. Es la gran preocupación de las nuevas generaciones.

Por Guillermo Galindo  |  05 Junio 2019

Si hay algo por lo que han destacado los jóvenes a lo largo de la historia es por luchar por ideales más o menos utópicos y revolucionarios. En pleno siglo XXI, la revolución tal y como fue entendida parece cosa pasada. Ahora el objetivo es hacer minirrevoluciones (no por ello menos importantes) dentro del marco global existente. Y entre ellas, las dos más reconocibles son el feminismo y el medio ambiente. Hoy toca hablar de esto último.

Desde que Greta Thunberg decidiera saltarse sus clases de noveno curso en 2018 como protesta por la falta de actuación del gobierno sueco ante el cambio climático, la preocupación por el medio ambiente se han convertido en la corriente principal de pensamiento de muchos jóvenes. La joven de 16 años es el rostro, la imagen pública de un movimiento que congrega cada viernes a miles de estudiantes de muchos países en concentraciones y manifestaciones exigiendo a las instituciones una respuesta clara a la amenaza del cambio climático. Son los Fridays For Future, promovidos por la propia Thunberg, con una gran aceptación entre la generación Z que solo nos indica una cosa: las nuevas generaciones llegan con nuevos valores.

Porque a ellos cada vez les interesa menos lo que sucede en el mundo de la política. Están cansados (y eso que acaban de empezar) de unos partidos tradicionales con un mensaje caduco que, por mucho que quieran renovar, es tan ineficaz como ver al señor Burns disfrazado de Jimbo. Podréis seguir intentándolo, e incluso os podrán votar de manera puntual, pero en el fondo fracasaréis, porque las nuevas generaciones están ya muy alejadas de vuestras formas de actuar.

"¡Hola jóvenes! Soy un partido político, y os quiero convencer de que me votéis aunque luego pase de vosotros los próximos cuatro años..." FOX
"Aunque mis ideas chirríen tanto como mi columna, ¡prometo cambios que os harán ser felices! Como por ejemplo..." FOX

No es casualidad, por tanto, que uno de los grandes triunfadores de las elecciones europeas (de los otros triunfadores mejor ni hablar) haya sido el Partido Verde Europeo, centrado en políticas reales de protección al medio ambiente. Es verdad que en España todavía no existe un partido verde realmente fuerte, pues todavía ese voto se engloba en algunos partidos políticos más cercanos a sus teorías. Sin embargo, en Europa la situación es diferente, y todo ello impulsado por los jóvenes, que ven cómo el planeta en el que pretenden vivir unas cuantas décadas más (por mucho que Jeff Bezos nos quiera llevar a la Luna dentro de poco) se encuentra al límite, claramente dañado por la acción del ser humano en los últimos dos siglos, en los que ha destrozado su propio hogar.

Muchos adultos todavía ven el medio ambiente como un problema secundario, lo que evidencia una vez más el conflicto generacional existente. Si tú quieres destrozar el planeta y morir antes por ello, adelante, pero entiende que los más jóvenes quieran cuidar un poco lo que tienen y no terminar viviendo la película Wall-E en sus propias carnes.

Las manifestaciones se han sucedido por toda Europa y manifiestan un hecho, la preocupación de los jóvenes por el medio ambiente.
Las manifestaciones se han sucedido por toda Europa y manifiestan un hecho, la preocupación de los jóvenes por el medio ambiente. GTRES

Instagram, la censura y el temor a los desnudos
La exagerada censura de Instagram con los desnudos artísticos y todo lo relacionado con el sexo nos obliga a reflexionar sobre su política de actuación.
De momento, los últimos millennials y la generación de Greta Thunberg han conseguido que el medio ambiente sea ya una cuestión de debate público, que no se pase por alto como ha sucedido en tantas ocasiones, y que la presión hacia los políticos para lograr un mundo mejor y más sostenible sea constante. El primer objetivo está conseguido, y parece que será el primero de muchos. La relación entre los jóvenes y el medio ambiente parece más fuerte y afianzada que nunca. Y ya sabéis lo intensos que son esos primeros romances...

Artículos recomendados