El mejor insulto de cada Comunidad Autónoma española

Shutterstock

¿Qué insultos se utilizan en cada zona de España?

No hay idioma en el mundo con más insultos que el español. Por eso, es difícil dominarlos todos. Cada uno tiene sus propias connotaciones según dónde estés y el tono que emplees. Hemos recopilado los más destacados en función de cada Comunidad Autónoma. ¿Con cuál os quedáis?

Por Ramón Fernández  |  02 Agosto 2019

El castellano es una lengua que se caracteriza por su sonoridad, su amplio léxico y, para odio eterno de quienes quieren aprender el idioma, por sus complicadas terminaciones. No en vano, es la segunda lengua más hablada del mundo, solo por detrás del chino. 400 millones de personas no pueden estar equivocadas. El castellano se habla como primera lengua en España, Latinoamérica, e incluso en territorios muy amplios de los Estados Unidos.

El castellano tiene influencias muy diversas. La gran mayoría de las palabras proceden del latín, pues los romanos estuvieron asentados en la Península Ibérica durante muchos años. Pero también el tiempo que estuvieron los musulmanes hizo que muchas de sus palabras se incluyeran en el castellano. Incluso algunas lenguas prerrománicas y posteriormente germánicas dejaron su huella en el idioma castellano. Eso sí, si algo hicieron todas las culturas que en algún momento pisaron lo que hoy es España, es insultarse. Porque no existe lengua en el mundo con más riqueza en lo que al léxico del improperio se refiere. En los términos groseros no hay quien nos gane. Un país normal tendrá cuatro o cinco maneras de llamar al miembro masculino. Leonardo Dantés nos demostró que en español hay muchas más.

El diccionario del insulto que escribieron Juan de Dios Luque, Antonio Pamies y Francisco José Manjón incluía más de 5.000 formas de ofender a todo el que se te acerque. Pero no es una quimera decir que probablemente se quedaron cortos. Porque se crean nuevos insultos a diario, pero también porque en cada pequeña comarca tienen su forma especial de agraviar a sus congéneres.

Por ello, os presentamos una pequeña muestra de cómo se insulta en las diferentes partes de España. Un insulto de cada Comunidad Autónoma con un criterio de elección totalmente arbitrario. Algunos por su sonoridad, otros por ser realmente habituales, y el resto por sus curiosos orígenes. Esperamos que alguno se quede en vuestra memoria y se puedan alternar los habituales 'hijo de puta', 'cabrón' o 'gilipollas', tan efectivos como repetitivos.

Galicia - 'Langrán'

Los gallegos, al igual que todas aquellas comunidades en las que se habla otra lengua o un dialecto, tienen incluso más opciones a la hora de atacar verbalmente a quien le apetece. 'Langrán' viene a significar vago, que tiene odio, aversión o fobia al trabajo. No parece el insulto más ofensivo, pero tampoco te tienen demasiado cariño si te lo dicen.

Holgazán, vago, perezoso, gandul, y ahora también langrán
Holgazán, vago, perezoso, gandul, y ahora también langrán Shutterstock

Asturias - 'Babayu'

Jornada 17 de LaLiga: 10 reflexiones de la 17ª jornada de LaLiga
Reflexionamos sobre los momentos más destacados de la jornada 17 de LaLiga, con Madrid y Barça empatados antes del Clásico.
Por si os entra la curiosidad, 'Babayu', además de un insulto asturiano, es también una región cerca de la capital de Tanzania. Un 'babayu' en Asturias es alguien necio, simplemente tonto. Aunque también engreído, o prepotente, según el contexto. 'Carapijo' (también alguien tonto o molesto) entró en la pugna por ser el insulto asturiano por excelencia.

Cantabria - 'Baldragas'

La razón de que 'baldragas' se encuentre en esta lista tiene su miga. Uno de los escritores más famosos de Cantabria, José María de Pereda, quien da nombre al paseo marítimo de la ciudad de Santander, utilizó esta palabra en su relato 'Blasones y talegas'. Significa débil, falto de energía, y, pese a que su uso en Cantabria se pueda deber a Pereda, el origen etimológico de este término se encuentra en el árabe.

País Vasco - 'Pepelerdo'

El euskera es una de las lenguas más difíciles del mundo. En el resto de España apenas si conocemos 'kaixo' (hola) y 'zorionak' (felicidades). Ni siquiera se conocen los orígenes de este idioma. Sin embargo, a la hora de insultar también son muy buenos. 'Txoriburu' (cabeza hueca); 'pepelerdo' (idiota) o 'sinsorgo' (soso) son algunos ejemplos.

Navarra - 'Escuchapedos'

La costumbre de juntar un verbo en presente y tercera persona del singular con un sustantivo en plural para formar insultos es tan vieja como el propio idioma. Siguiendo esta técnica, podrás incluso crear tus propias muestras de odio. En Navarra han conseguido un muy buen insulto con esta técnica. 'Escuchapedos', que nombra a una persona entrometida, que le gusta conocer las intimidades de la gente.

Nunca 'escuchapedos' fue un término tan literal
Nunca 'escuchapedos' fue un término tan literal Giphy

La Rioja - 'Camandulero'

Un camandulero es básicamente un mentiroso. 'Camándula' puede definirse como un rosario cristiano, pero también como la acción de fingir cualidades o sentimientos para quedar bien. No solo se utiliza en Navarra, también en la Rioja, Aragón e incluso ciertas zonas de Cataluña, aunque no siempre con un significado exactamente igual.

Aragón - 'Ababol'

Otro caso de una palabra que en origen no era un insulto, pero que ha acabado utilizándose como tal. Un ababol para el común de los castellanoparlantes es un sinónimo de amapola. Esas plantas con flores rojas que adornan los campos en primavera. Sin embargo para un aragonés, y algunos navarros, es una "persona distraída, simple, abotargada".

Cataluña - 'Cagabandurrias'

Sony supera a Canon y Nikon y se erige como el rey de la fotografía
Sony se ha convertido en un rival a seguir en el mercado de las cámaras de fotos, desbancando a Canon y Nikon.
Volvemos a la combinación verbo + sustantivo en plural. En general si los verbos se refieren al ámbito escatológico funcionan muy bien en esto del insulto. En catalán se escribe 'cagabandúrries', pero si te lo llaman, lo entenderás aunque no seas un gran conocedor del idioma. Su significado no es literal, las bandurrias son demasiado grandes para estos cometidos. Si te lo llaman viene a significar que eres alguien pesado, que siempre pone excusas.

Castilla y León - 'Cocorobochindo'

Muy poca gente dice en este siglo semejante vocablo, pero tenía que estar en este recopilatorio, aunque solo sea por la melodía de la palabra. Si la dices una vez, no podrás dejar de hacerlo. Viene a definir a una persona despistada, que está en las nubes. No es propia de toda la Comunidad, pero sí de León y Palencia.

Homer Simpson es un cocorobochindo de manual
Homer Simpson es un cocorobochindo de manual giphy

Madrid - 'Fané'

No es la Comunidad de Madrid la zona más prolífica en insultos. En Madrid, o se ciñe uno a los insultos comunes, o se apropia de términos propios de otras zonas. Sin embargo, una palabra castiza es 'fané', cuyo significado es cansado, deslucido, estropeado. Curiosamente, es una palabra de origen francés, que significa 'marchito'.

Castilla la Mancha - 'Fanegas'

Pasamos de 'fané' a 'fanegas'. Cuánto conocimiento del insulto manchego han esparcido los chicos de 'Muchachada Nui'. Una fanega es una palabra de origen árabe que se utiliza como una unidad de medida, tanto de capacidad como de superficie, según la zona. Sin embargo, en Castilla la Mancha se le da un significado mucho menos inocente. Llamar a alguien 'fanegas' es llamarle gordo de una forma bastante grosera.

Comunidad Valenciana - 'Figamolla'

'Figamolla' es un insulto enfocado únicamente al público femenino (tendría un equivalente masculino en 'panfigol') que significa llorona, débil, pusilánime. La traducción literal de la palabra es 'higo blando'.

Islas Baleares - 'Torracollons'

Viendo la palabra sin su contexto, puede parecer que los habitantes del archipiélago balear tienen una especial inquina contra el President de la Generalitat catalana Quim Torra, y sus partes íntimas, pero nada más lejos de la realidad. 'Torra', literalmente significa 'tuesta' y 'collons' no hace falta traducirlo. Se usa para referirse a una persona muy pesada.

'Torracollons' es el insulto preferido de Quim Torra
'Torracollons' es el insulto preferido de Quim Torra GTRES

Murcia - 'Que te den por retambufa'

Literalmente, como creo que todos habéis entendido, esta expresión hace referencia al sexo anal. 'Retambufa' es un sinónimo de retaguardia, que sobre todo se utiliza en Argentina. No aparece en el Diccionario de la Real Academia, pero se utiliza para mandar bien lejos a aquella persona que te ha ofendido o te está molestando. Siempre tan sutiles estos murcianos.

Extremadura - 'Farraguas'

Esta palabra se puede encontrar en el diccionario del dialecto Peraleo, que forma parte del patrimonio cultural de Peraleda de la Mata, un pueblo que no sobrepasa los 1.500 habitantes. Ya le llaman dialecto a cualquier cosa. Aunque la palabra se usa en más zonas de Extremadura, y se usa para definir a aquel que es sucio, desaliñado o mal arreglado.

Andalucía - 'Jartible'

Si una persona utiliza esta palabra para definirte, y no eres argentino, es el momento de preocuparse. Te están llamando pesado, cargante, difícil de soportar. El personaje que mejor capta la esencia de esta palabra es Asno, el personaje de Shrek. Jartible. Pero que muy jartible. Aunque Andalucía es otra región en la que elegir solo un término de su amplio vocabulario hiriente es verdaderamente difícil.

Ni con la mano en la boca se callaba Asno. Jartible, pero con buen corazón
Ni con la mano en la boca se callaba Asno. Jartible, pero con buen corazón Giphy

Islas Canarias - 'Zarandajo'

'Zarandajo' es, según la Academia Canaria de la Lengua, "una persona despreciable", pero también "una mujer de mala reputación". En países de Latinoamérica como Colombia, Venezuela u Honduras también se utiliza de forma similar. En femenino, zarandaja es una palabra con un uso más extendido para referirse a un objeto sin valor.

17 insultos, una pequeña muestra regional que no alcanza ni el 0,01% de la riqueza del insulto castellano. Sin embargo, hay que decir que, con tanta variedad, no es tan sencillo elegir la palabra adecuada para la situación oportuna, y al final todos acabamos recurriendo a descalificar a nuestro oponente dialéctico de la misma forma. Porque hasta para insultar correctamente hay que saber.

Artículos recomendados