Kyrgios, Di Canio, Artest... deportistas que no saben controlar su mal genio

GTRES

Nick Kyrgios no es el único deportista capaz de perder los papeles bajo presión...

Millones de ojos miran con lupa cada movimiento de sus deportistas favorito, pero a veces no corresponden a sus fans con las actitudes que se esperan de ellos.

Por Ramón Fernández  |  17 Mayo 2019

El tenista australiano Nick Kyrgios ha dado en el torneo de Roma un lamentable espectáculo. Durante el partido que le enfrentaba al jovencísimo noruego Casper Ruud se encaró con un sector de la grada por los comentarios que estaban profiriéndole. El juez de silla tomó la decisión de sancionar a Kyrgios con un juego en contra por esta antideportiva conducta; pero el jugador no se tomó a bien este castigo y la rabia se apoderó de él. Después de romper la raqueta lanzó una silla en dirección al terreno de juego, y el árbitro no tuvo más remedio que descalificarle y dar la victoria a su oponente. No es la primera actuación polémica del australiano y no será la última.

Porque para ser deportista profesional en cualquiera de sus disciplinas hay que estar hecho de otra pasta. Todo deporte exige miles de horas de entrenamiento, si quieres llegar a ser el mejor. Pero llevar la preparación perfecta no siempre es suficiente para conseguir los ansiados títulos. De hecho, hay factores que nunca podrás cambiar, como es el talento natural o la estatura.

En los deportes de equipo, está claro que la habilidad de los compañeros, y la comunicación establecida entre todos los miembros de la plantilla son totalmente indispensables para llegar a conseguir buenos resultados.

No olvidemos tampoco que uno de los grandes atractivos que hacen que los deportes sean el espectáculo más visto del mundo, es la suerte. El grado de influencia que tiene la diosa fortuna depende del deporte del que estemos hablando, pero siempre puede tomar parte, en mayor o menor medida.

A esto hay que sumar la presión de los clubes o patrocinadores que invierten en los jugadores y de entrenadores y aficionados, que en muchas ocasiones no son todo lo respetuosos que deberían, y por supuesto, la presión que se autoimpone cada uno.

Fernando Alonso y McLaren: una relación unida por el fracaso (y el dinero)
Cuesta creer que Alonso siga confiando en McLaren para competir, cuando está demostrado que esa relación no funciona, ni ha funcionado nunca.
La mente de un deportista que aspira a ser campeón debe estar muy amueblada para tomar la decisión correcta en milésimas de segundo, y poder dar el extra que te da la fuerza anímica en el momento adecuado. Pero no solo Kyrgios se deja llevar por sus impulsos rabiosos, otros muchos deportistas han demostrado que su mala cabeza es casi tan poderosa como su enorme talento.

1 Paolo Di Canio

Uno de los jugadores de fútbol con peor carácter que se recuerdan en Europa. Desarrolló casi toda su carrera entre la liga italiana y la inglesa, destacando con su buen juego en la Lazio y en el West Ham. Durante su carrera nos dejó goles antológicos, pero también una serie de gestos que denotaban un carácter complicado y agresivo.

Di Canio, en su etapa como entrenador del Sunderland
Di Canio, en su etapa como entrenador del Sunderland GTRES

Entre sus momentos más destacables encontramos un encuentro que disputó con el Sheffield Wednesday. El árbitro le acababa de mostrar la tarjeta roja, y el italiano le dio un empujón tirándolo al suelo. La caída del colegiado fue cuanto menos aparatosa, probablemente más que el desplazamiento del delantero, pero la sanción fue igualmente de 19 partidos: 11 provenientes de la Premier League y 8 de su propio club.

Jugando en la Lazio, club de la ciudad de Roma, también tuvo un incidente, pero este con un marcado carácter político, pues durante la celebración de un tanto ejecutó el saludo fascista, cosa que no agradó ni a directiva, prensa o aficionados del club capitalino.

Su vida tras su retirada no ha quedado exenta de controversia. Fue entrenador del Swindon Town y del Sunderland; donde protagonizó varios sucesos como la pelea a puñetazo limpio con uno de sus jugadores en el interior del túnel de vestuarios.

La ironía es que recibió el premio 'Fifa Fair Play Award' por su deportividad en un encuentro en el que pudiendo marcar un gol paró el partido porque el portero rival se había dado un golpe en la cabeza.

2 Max Verstappen

Huawei Y9 Prime 2019: características y precio
El nuevo Huawei Y9 Prime 2019 confirma la tendencia por la cámara retráctil y mejora al Huawei P Smart Z con una tercera cámara trasera.
El piloto holandés Max Verstappen es un angelito si lo comparamos con Di Canio, pero también ha dejado detalles de un carácter temperamental e impulsivo. Esto le permite pelear contra monoplazas mejores que el suyo y pilotos más experimentados, pero también le ha jugado malas pasadas.

Su escándalo más sonado se produjo el pasado mes de noviembre en el brasileño circuito de Interlagos. El Red Bull de Verstappen rodaba en primera posición en la que estaba siendo una gran carrera. Sin embargo, el Force India de Ocon se cruzó en su camino. El francés, que circulaba con vuelta perdida, acababa de cambiar los neumáticos y poner superblandos (los más rápidos), mientras Verstappen llevaba blandos, y con muchas vueltas de desgaste. Por unas vueltas, Ocon era más rápido que Max, e intentó desdoblarse. Acto seguido, en una maniobra en la que es complicado determinar la culpabilidad, ambos coches terminaron fuera de la pista.

Apareció 'Mad Max'. El segundo puesto no era suficiente para él que se sentía robado, y decidió tomarse la justicia por su mano. Ya avisó a su equipo por la radio de que esperaba encontrarse a su inesperado enemigo en el 'paddock', y cuando lo tuvo frente a frente no dudó en encararse y empujarle ante un inofensivo Ocon, que intentaba razonar su actuación. Al final, la sanción por una acción agresiva y poco habitual en el 'Gran Circo' fue absolutamente irrisoria.

La personalidad de Verstappen se ve fundamentalmente en sus conexiones de radio, que son, con diferencia las más censuradas de toda la parrilla. La cantidad de tacos e improperios que suelta a lo largo de una carrera hacen que muchas de las grabaciones sean indescifrables entre tantos pitidos.

Debutó con 17 años, y sus primeros desplantes se perdonaron por su juventud. Pero ya con 21, se le empieza a agotar el comodín de la edad, y tendrá en el futuro que demostrar su madurez, o se las verá con la FIA en más de una ocasión.

3 Pepe

Kepler Laveran de Lima Ferreira, más conocido como Pepe, es un futbolista que actualmente milita en el Porto. Durante diez años defendió la camiseta del Madrid, y fue conocido por su extrema agresividad, y exceso de celo defensivo. Contra su capacidad defensiva no se puede ir porque ha demostrado en muchas grandes ocasiones que su nivel era de un defensa central 'top' a nivel mundial. Tanto en su faceta agresiva como en la puramente futbolística, es un zaguero al que los delanteros rivales preferirían evitar.

En la imagen, uno de los jugadores más 'sucios' de la liga. A su lado, Pepe
En la imagen, uno de los jugadores más 'sucios' de la liga. A su lado, Pepe GTRES

La acción más flagrante y con la que consagró su fama de violento fue el penalti con doble agresión que cometió sobre el mediocampista del Getafe, Javier Casquero. Después de empujarle dentro del área, sin saber siquiera si el árbitro había concedido la pena máxima o no; pateó al jugador azulón en dos ocasiones y con una fuerza descomunal. Pero la ira del portugués no acabó ahí, y en la tangana posterior soltó un puñetazo al uruguayo Juan Albín. Diez partidos le cayeron, aunque mucha gente lo consideró un castigo muy leve para la conducta del jugador.

Un pisotón a Messi en la mano, varias faltas con una fuerza desproporcionada y algunos teatros innecesarios se encuentran también en el abanico de acciones antirreglamentarias del jugador. En cambio, las últimas temporadas con la elástica blanca fueron más relajadas, nunca perdería su "intensidad" pero se tranquilizó bastante.

4 Luis Suárez

El 9 uruguayo de 33 años juega en el FC Barcelona se ha visto envuelto en tres grandes polémicas a lo largo de su vida futbolística. Y en las tres el delito es el mismo. Morder rivales.

La primera vez que dejó su marca en un rival fue jugando en el Ajax de Ámsterdam, en las postrimerías del partido contra el PSV, su máximo rival en la pugna por el título de campeón de la Eredivisie. En medio de una discusión entre varios jugadores el 'charrúa' mordió el cuello de Otman Bakkal. En aquel ya lejano año 2010 le cayeron 7 partidos de sanción, más 2 que le impuso su club.

Tres años después, esta vez jugando en el Liverpool, repitió su dentellada, pero esta vez la víctima fue el brazo del jugador serbio del Chelsea, Branislav Ivanovic. Todo sucedió durante una pugna por la posición dentro del área 'blue', con el balón aún en juego. La reincidencia hizo que en este caso fueran 10 partidos en los que no pudo participar tras el incidente.

Solo un año después, en el Mundial de Brasil 2014, Luis Suárez haría su tercer y, por el momento, último ataque. Su víctima, el defensa Giorgio Chiellini, de la selección italiana. En esta ocasión no hubo clemencia con él y se perdió lo que restaba de competición, dejando a Uruguay realmente coja de cara a sus siguientes compromisos. 9 partidos y cuatro meses sin poder participar en ninguna competición, hicieron atrasar su debut con el Barcelona, fichaje del que se llegó a decir que el club blaugrana había puesto una cláusula 'antimordiscos'.

Esperamos y confiamos que a la tercera fuera la vencida, el talentoso delantero aprendiera la lección y no repita ese tipo de comportamientos.

5 Metta World Peace

La NBA, la competición de baloncesto más importante del mundo, es un espectáculo constante. Pero no siempre la canasta y la pelota son los protagonistas. Las peleas entre jugadores contribuyen también a generar interés y, por lo tanto, dinero.

Pero si ha habido un jugador que ha dado juego dentro y fuera de la cancha ha sido Ron Artest, digo Panda's Friend, digo, Metta World Peace. Sí, bueno, lo cierto es que se cambió de nombre dos veces. Este alero ya retirado fue un quebradero de cabeza para rivales, compañeros y entrenadores durante muchos años. Su rendimiento era fantástico, y su labor defensiva encomiable, pero su carácter le llevó a ser parte de los momentos menos deportivos de la NBA en este siglo.

Sus acciones de dudosa deportividad durante el juego, venían acompañadas de otras igual o peores con el reloj parado. Un codazo a James Harden y un manotazo criminal a Stoudemire se quedan cortas con la pelea que mantuvo con Wallace (Detroit Pistons) y varios aficionados rivales.

Posteriormente confesó que había tenido que acudir al psiquiatra, a quien le dedicó el anillo conseguido con los Lakers, debido a los problemas mentales que sufría. Además intentó resarcir sus acciones y su fama donando mucho dinero en favor de la psicología y la psiquiatría infantil.

Artículos recomendados