Trucos para sobrevivir en Navidad si la odias

Shutterstock

¿Cómo sobrevivir a la Navidad si la odias más que el Grinch? Te traemos algunos trucos para llevarlo lo mejor posible

Las Navidades no tienen término medio: o te gustan o las odias, pero no suelen dejar indiferente a nadie. Si formas parte de los haters, ¿qué puedes hacer para llevarlas lo mejor posible? Te lo contamos.

Por Celia Varona  |  10 Diciembre 2019

Es verdad, no es una época fácil. Muchas cosas diferentes: más comida, más luces, más compras y más falsa (o no) felicidad. Y ese "más, más y más" puede volvernos completamente locos si no lo aguantamos. Parece que las navidades se han convertido en eso, en un mes de locura, de ir a todo correr en el que tener la mejor comida y comprar la mayor cantidad de cosas puede ser lo único que nos alivia esa tensión. Hay a quienes, por el contrario, nos agobia ver eso a nuestro alrededor: ¿tanto cambia la vida de la gente en un mes?

Las Navidades han pasado de ser una fiesta pagana (y después religiosa) a la época del máximo consumismo. ¡Como para no volvernos locos! Hay a quienes les encanta, y a quienes no les perturba para nada esta época. Su vida continúa normal, como un mes más. Sí que es verdad que hay algún cambio pero se lleva con total adaptabilidad y naturalidad: no se consume ni más ni menos, no se sale ni más ni menos. No entran en el bucle frenético del que sales completamente exhausto y deprimido el 7 de enero.

La Navidad deja reventado a cualquiera.
La Navidad deja reventado a cualquiera. Shutterstock

Y luego están los haters de la Navidad, aquellos que tienen como líder al Grinch. Este divertido personaje odia la Navidad y la felicidad y los villancicos de la gente en esta época. Por esa razón, no ve otra salida que robar la Navidad. Así, directamente. Por supuesto, nuestro protagonista acabará sucumbiendo a ese espíritu navideño. (Y no es spoiler, que habéis tenido 20 años para verla).

Desde la primera vez que se estrenara el Grinch, han sido muchos quienes se han sentido identificados con este personaje. No les gusta la Navidad, les pone nerviosos tanta felicidad... Si hoy en día eres un Grinch a tu manera, no tienes de qué preocuparte. Nosotros te entendemos y, para hacerte la vida más fácil estas Navidades, te traemos 5 trucos para que lo lleves todo mejor. Esperamos que te sea leve y ánimo con ello.

1 Si eres el Grinch, lo eres. ¡No finjas!

Eso es. Que no seas un bicho verde no significa que tengas que pasar desapercibido. ¡Sé un Grinch orgulloso, hombre! No pasa nada por decir que no te gustan las Navidades, nadie debería juzgarte (y si lo hacen, recuerda que el verdadero Grinch no tendría ningún problema). No hace falta que lo vayas pregonando a los cuatro vientos, pero avisar de que odias la Navidad puede ahorrarte situaciones que te provoquen malestar, sobre todo a la gente más cercana con la que vayas a estar.

No pasa nada por ser el Grinch.
No pasa nada por ser el Grinch. Universal Pictures

Semana del Arte de Madrid 2020 y ARCO 2020: qué no te puedes perder
La Semana del Arte de Madrid y ARCO 2020 abren sus puertas: te contamos lo más importante, las joyas que se esconden entre tanta oferta artística y cultural.
Quizá sea suficiente con decir "oye, mira, que no te voy a acompañar de compras porque me agobia la Navidad" para evitar tener que recorrerte todos los grandes centros comerciales de la ciudad. Así que, venga, un poquito de esfuerzo para expresar a la gente que eres un hater total de las lucecitas rojas y blancas.

2 Intenta no salir de la rutina

Por muy fácil que esto pueda parecer, al final nos cuesta un poco tratar de permanecer en nuestra rutina cuando parece que el resto del mundo está viviendo un sueño. El continuar haciendo las cosas que haces diariamente, o llevar una vida cotidiana como la que tendrías cualquier otra época del año (teniendo en cuenta que algún cambio va a haber y que tienes que ser flexible), puede ayudarnos a rebajar la intensidad navideña. Y esto también, implica comer cantidades normales para no tirarnos toda la tarde muertos en el sofá a punto de explotar, que también nos hace salir de la rutina.

3 No te crees expectativas

Si no te gusta la Navidad, no te gusta para nada. Aquí no valen medias tintas. No vale el "me gustan los regalos pero no me gusta saludar a las 500 personas que vienen a mi casa a cenar". Por tanto, si ya has elegido bando, no te crees expectativas de lo que va a pasar, esperando un milagro que te haga recuperar la ilusión. Así vivirás más tranquilo y tu rutina continuará su curso. Y oye, si pasa algo muy especial, pues eso que te has llevado.

Que la Navidad no te afecte. Tú sigue con tu rutina.
Que la Navidad no te afecte. Tú sigue con tu rutina. Shutterstock

4 Disfruta de las pequeñas cosas

Aunque no nos guste este periodo, a lo mejor sí que nos hace ilusión volver a reunirnos con esos amigos a los que hace un montón que no vemos. Y no es porque nos invada el espíritu navideño ni nada de eso, es porque somos humanos y tenemos sentimientos. Y no está mal disfrutar de todas esas cosas. Un regalo que no esperábamos, un reencuentro o una visita son cosas que pueden hacernos muy felices y que no pasan en Navidad porque sea Navidad; pueden pasar también el resto del año.

5 No dejes que la personalidad del Grinch te coma

A ver, que igual no hace falta que lo señalemos, pero mejor prevenir que curar. No podemos dejar que la personalidad del Grinch nos invada al 100% y lleguemos al punto de ser tan haters que nos amarguemos a nosotros mismos y al resto del mundo. Tenemos que ser un poco comedidos y pensar que es inevitable que el resto del mundo viva este periodo de tiempo de una manera diferente a la nuestra. Así que, por favor, sobre todo, no estropeemos las fiestas a la gente de alrededor. Odiémosla por dentro, pero recordando que quejarnos 24/7 tampoco acaba de ser bueno para la salud.

Artículos recomendados