5 historias reales de terror sin explicación científica 5 historias reales de terror sin explicación científica

Unsplash

5 historias reales de terror que ni los científicos han sabido explicar

A lo largo de la historia se han sucedido experiencias paranormales o historias terroríficas reales que ni siquiera han podido esclarecerse mediante una investigación científica, ni saber por qué ocurrieron. Hoy repasamos cinco de ellas.

Por Susana Navas  |  26 Octubre 2021

Se acerca Halloween, la fecha más terrorífica de todo el año, en la que toca sacar las peores galas y armarse de valor para ver alguna película de miedo, o jugar a uno de esos juegos en los que siempre hay alguien que se echa para atrás antes de terminar.

Para poneros a prueba, hoy os vamos a contar algunas historias reales de auténtico terror, de esas que poca gente se cree pero que dejan mal cuerpo y una sensación rara. Algunas de ellas no se han conseguido resolver, y otras ni siquiera poseen una explicación racional sobre la que apoyarnos para poder entender lo que pasó, pero pasó.

El exorcismo que acabó en muerte

La primera historia se sitúa en Londres a finales del verano de 2016, cuando a un chico de 26 años llamado Kennedy Ife le empezó a doler la garganta. Sabemos que los dolores de garganta pueden ser tormentosos, pero nada hasta aquí que no le haya pasado al 99% de la población. Lo extraño sucedió cuando el dolor de garganta lo transformó en una persona agresiva, actuando bruscamente como si estuviera poseído. Entre otras lindezas, mordió a su padre, amenazó con rebanarse el pene y gritaba que tenía una serpiente dentro de él. Para evitar una desgracia, su familia lo sujetó a la cama con cuerdas para inmovilizarlo.

Según cuenta la BBC, su familia dedujo que se trataba de la obra de un espíritu, y Kennedy permaneció tres días atado recibiendo oraciones de sus allegados alrededor. "Esa cosa estaba en él, creíamos que era un demonio porque no era natural. Claramente estaba tratando de matarlo", aseguraba su hermano.

Durante esos tres días de curación, Kennedy no había recibido ninguna atención médica, hasta que a su hermano no le quedó otra que llamar a emergencias. Kennedy había dejado de reaccionar, y ni siquiera los cantos y rezos de uno de los miembros de la familia lo despertaban. Efectivamente, el joven había desarrollado un extraño problema respiratorio y había fallecido.

Un examen tras el fallecimiento, demostraba que el cuerpo poseía más de 60 heridas, entre las que se encuentra lo que parece ser una mordedura. La familia Ife fue acusada de homicidio involuntario, encarcelamiento falso y causar/permitir la muerte de un adulto vulnerable. Sin embargo, en el 2019 fueron absueltos de los cargos. Nunca se esclareció qué le había pasado exactamente a Kennedy para tener ese comportamiento.

El hotel de H.H. Holmes

Herman Webster Mudgett, más conocido como Dr. Henry Howard Holmes, es considerado el primer asesino en serie de Estados Unidos, con más de 200 víctimas según las últimas investigaciones, la mayoría mujeres adineradas. Para llevar a cabo sus siniestros planes, Holmes construyó en 1890 un hotel temático que simulara una fortaleza medieval y que se convirtiera en una atracción turística de cara a la Exposición Mundial Colombina de Chicago de 1893.

H.H. Holmes diseñó el 'Holmes Castle' de tal forma que pudiera llevar a cabo todos sus asesinatos sin levantar sospechas. El sitio estaba prácticamente blindado: estaba diseñado de forma que tuviera habitaciones sin ventanas para que escapar fuera inviable, con puertas que solo se podían abrir desde el exterior. Además de estas cámaras herméticas, el entramado en sí era laberíntico, con pasillos con pequeñas ventanas escondidas a través de las cuales Holmes veía hacia dónde se dirigían las víctimas. Había montacargas para desplazar los cuerpos sin vida, y varias salas de ejecuciones y de tortura donde se llevaban a cabo asesinatos de todo tipo, desde gasear a los huéspedes a atarlos y que un muñeco autómata les hiciera cosquillas en los pies hasta matarlos de la risa.

Tras ser descubierto lo que escondía el hotel, Holmes pasó tres años en la cárcel y finalmente fue ajusticiado mediante la horca. Tenía 34 años y centenares de muertos a sus espaldas.

Un poltergeist inexplicable

En la segunda mitad del siglo XIX, una mujer llamada Esther Cox vivía en Amherst (Nueva Escocia), y aseguraba que estaba siendo acosada por poltergeists.

Tras estar al borde de la muerte por culpa de un amigo suyo, la casa en la que vivía comenzó a sufrir una serie de fenómenos paranormales. Las entidades que allí se encontraban amenazaban a Esther con incendiar la casa, obligándola a mudarse. Para su desgracia, el problema persistió incluso cambiando de casa, llegando a ser apuñalada por uno de los espíritus.

Con la historia ocupando las portadas de los medios de la época, el investigador de fenómenos paranormales Walter Hubbel decidió vivir con la mujer durante algún tiempo para observar los fenómenos. Hubbel incluso llegó a escribir un libro narrando la experiencia. En él, cuenta que vio objetos flotantes y ataques por fuerzas invisibles a la propia Esther. Nunca se dilucidó lo que pasó.

El caso Elisa Lam

El día 31 de enero de 2013 fue la última vez que Elisa Lam fue vista. El lugar, el Hotel Cecil de Los Ángeles, conocido por su historial de suicidios, asesinatos y muertes sin explicación. Hubo que sumar una más a la lista cuando, el 31 de enero de 2013, Elisa dejó de contestar a las llamadas de sus padres.

Días después, se publicaron unas imágenes del vídeo de vigilancia en el ascensor previa a la desaparición de Elisa. Un comportamiento cuanto más extraño se percibe en ese vídeo: parece que Elisa se estaba comunicando con personas invisibles, mirando por una esquina de la puerta y abriéndola y cerrándola. Hubo varias teorías, de un brote psicótico a una posesión demoníaca.

Mientras la investigación continuaba, algunos huéspedes del hotel en el que se hospedaba Elisa, comenzaron a quejarse sobre una sucesión de cosas extrañas en el suministro del agua del propio hotel, como que el agua se pusiera negra de repente durante unos minutos, o que fuera cambiando el sabor. Tras las quejas, un empleado del Hotel Cecil decidió subir a comprobar el estado de los tanques donde almacenaban el agua del hotel. Precisamente, fue allí donde la policía halló el cuerpo de Elisa Lam, desnudo y descompuesto. La autopsia posterior concluyó que la muerte fue accidental, pero quedaron muchas dudas sin resolver.

Si queréis saber más sobre este caso, en Netflix hay un documental sobre el suceso de Elisa Lam.

Villisca Axe Murder House

Actualmente convertido en una atracción turística para los fanáticos del terror, la historia de la casa de Villisca Axe cambió para siempre tras el brutal asesinato de 1912: dos adultos y seis niños con los cráneos aplastados por el hacha de un desconocido. Un crimen sin resolver y un asesino que nunca se descubrió.

Tras permanecer ocho décadas clausurada, en 1994 se compró para un uso turístico: comprar entradas para conocerla por dentro e incluso dormir en ella. Sin embargo, en 2014 sucedió algo escalofriante. Un hombre llamado Robert Steven Laursen decidió vivir la experiencia junto a sus amigos, los mismos que poco después le encontraron tendido en suelo con una puñalada en el pecho. La policía informó de que Robert había sufrido el apuñalamiento sobre las 00:45h. de la madrugada, hora que coincide con los asesinatos que se produjeron en 1912. ¿Es solo una coincidencia?

Robert se recuperó de la lesión de milagro, pero no quiere hablar de lo que pasó aquel día. Y por lo que respecta a la casa, actualmente sigue abierta al público.

Artículos recomendados