4 consejos básicos para ahorrar mes a mes 4 consejos básicos para ahorrar mes a mes

4 consejos básicos para ahorrar cada mes

Sabemos que ahorrar no es sencillo, pero con estos 4 consejos te lo ponemos un poco más fácil.

Por   |  24 Febrero 2021

Siempre se ha escuchado acerca de la importancia de ahorrar, de la necesidad de contar con un colchón de dinero en caso de surgir cualquier imprevisto, pero una vez se comienza con el proceso, es importante tener en cuenta unas pautas para conseguir alcanzar ciertos objetivos fijados.

Existen diferentes técnicas para guardar e ir incrementando la cantidad de dinero que se va apartando y distintos gastos en los que podemos recortar. Además, ciertas empresas nos ofrecen herramientas para saber el mejor modo de economizar al máximo los gastos, como las calculadoras de precio del seguro. Las calculadoras de este tipo te permiten conocer el precio del seguro de coche antes de contratar, pudiendo elegir la compañía que te ofrece unas buenas condiciones al mejor precio, para evitar gastar más dinero de forma innecesaria.

Pero el ahorro se basa en multitud de pequeños gestos, englobados en unas pautas claves, que pueden ser definidas en tres sencillos pasos, tal como veremos a continuación.

Cuatro trucos principales para conseguir ahorrar

Las características básicas que debe tener todo ahorrador deben ser una alta capacidad organizativa y una gran fuerza de voluntad para renunciar a ciertos gastos por impulso. Además, para conseguir ahorrar de forma efectiva, es necesario seguir cuatro pautas principales:

Fijar un presupuesto mensual

Establecer un presupuesto fijo puede ayudar a que no nos excedamos con gastos innecesarios. Determina cuánto dinero se dirige a cada tipo de gasto, por un lado, aquellos considerados fijos como el precio del alquiler, del seguro del coche o de las facturas; por otro lado, se aconseja fijar la cantidad de dinero que se invertirá en la compra mensual, así como otro tipo de gastos extra, como la compra de ciertas piezas de ropa, o una visita al dentista, por ejemplo.

Es importante que, una vez se establezca la cantidad que se puede gastar, se intente no superar, aunque siempre hay que tener en cuenta que hay ciertos gastos que pueden variar, como el incremento de las facturas durante el invierno, o un gasto mayor en combustible aquellos meses que se realiza algún viaje más largo de lo común.

Esta técnica ayuda a saber cuánto dinero se gasta cada mes y a tener un tope que no se debe sobrepasar.

Anotar los gastos

Es básico tener un control de todos los gastos que se realizan al mes, con el fin de conocer los hábitos de consumo. Se aconseja tomar nota de todos los productos adquiridos, del dinero dirigido al alquiler, al seguro o a las facturas y de las cantidades, siendo lo más detallistas posible.

De este modo, cuando sabemos en qué se gasta el dinero, es más sencillo disminuir los gastos.

Separar dinero al recibir el cobro

La mejor técnica para ahorrar dinero es separando una cantidad una vez se recibe el salario mensual, siendo aconsejable que la cuantía se encuentre, aproximadamente, alrededor del 10% del total del sueldo.

Además, es necesario fijar aquellas situaciones excepcionales en las que es posible tomar parte de este dinero, como puede ser una emergencia médica o una reforma urgente, entre otros.

Reducir ciertos gastos y deudas

Pero no todo es tan sencillo, también es necesario disminuir ciertos gastos, sobre todo aquellos innecesarios, con el fin de que el margen de maniobra del ahorro sea mayor.

También es aconsejable, cuando sea posible, adelantar las cuotas de aquellos préstamos o hipotecas que se tengan, para así reducir los intereses.

Además, a la hora de comprar, la mejor forma de gastar menos es realizando una comparación previa de precios y calidades y escogiendo aquel que encaje mejor en el presupuesto.

Finalidad del ahorro: ¿cómo fijar los objetivos?

La forma más sencilla de comenzar a ahorrar es contando con una serie de objetivos previamente fijados, para que el proceso tenga una finalidad.

Los objetivos establecidos deben seguir los criterios SMART, es decir, deben ser metas específicas, medibles, asequibles, realistas y temporales. En este sentido, se deben fijar dos tipos de objetivos distintos:

  • Metas a corto plazo: con una temporalidad de uno a tres años aproximadamente, como pueden ser unas vacaciones.
  • Objetivos a largo plazo: aquellos fijados para un plazo de más de cuatro años, como ciertos gastos de grandes dimensiones (la entrada de un piso), o la jubilación.

Es importante saber priorizar a la hora de ahorrar teniendo en cuenta estos objetivos, ¿es más importante separar dinero para la jubilación o para las próximas vacaciones?

Por último, se deben escoger las herramientas de ahorro, pudiendo elegir, además de la reducción de gastos, entre separar dinero en una cuenta corriente, en una cuenta de ahorros o en un certificado de depósito; o incluso aprovechar este dinero para conseguir más, como en los planes de pensiones o en distintos productos de inversión.

En un primer momento, puede parecer complicado conseguir ahorrar, pero una vez se establezca este tipo de rutina, se convertirá en un proceso muy sencillo que aportará grandes beneficios y una extraordinaria satisfacción.

Artículos recomendados